29 diciembre 2012

Basta de hablar del pasado

Todo el 2012 he hablado del pasado, y es que durante este año ha sido la constante. Recuerdo que al iniciar este año que está a punto de terminar, comencé con una idea negativa, y parece que me acompañó hasta hoy. Pero no quiero seguir así, es momento de cambiar. Esto no es por arte de magia, todo tiene un proceso, y me parece tengo las herramientas necesarias para poder iniciar de otra manera. 

Es cierto, pudiera pedir más cosas, y algunas personas podrían decir que no tengo nada. Sin embargo a esto me enfrentaré todos los días, a toda hora, a cada momento. No hay de otra, tengo que echarle ganas, y porras, y ánimo porque lo que el 2012 me ha enseñado, es que así como a veces aplaudo lo de otros, este 2013 quiero terminarlo aplaudiéndome, sí, y es que esto no lo he hecho desde que entré a la universidad.

¿Qué importante es aplaudirme? ¿Por qué no buscar el aplauso de los demás? ¿No será que me estoy convirtiendo en algo narciso? ¡Quien sabe! Lo cierto es que quiero mencionar por última vez las dolencias que tengo hoy en mi vida, y que con orgullo muchas veces lo presumía este 2012. La primera es un dolor de espalda, a veces insoportable; un dolor de piernas que a veces no me permite hacer ejercicio, y aun así camino porque me encanta; una mala memoria por lo que he desarrollado la improvisación para rescatar de ello lo que necesite en el proceso; un carácter muy fuerte al punto de tomar decisiones radicales sin arrepentimiento; un problema de alimentación que no me permite bajar de peso que es provocado por mi ansiedad y por último el miedo a los lugares abiertos y viajes al transporte público, sin mencionar que temo hablar en público como no tienen idea.

Lo que mencioné antes es cierto, y como no creo tener visitas aquí, y quienes lo lean nunca me conocerán, pues lo escribo con toda libertad, al cabo, no creo que haya problema de que alguien se entere de esto. No me importa, si lo saben algunos, que lo sepan más. El objetivo de esto es que sea la última ocasión que lo mencione, y que si alguien quisiera saberlo, lo mande aquí, pa´que lo sepa.

¿Qué esperar del 2013? en realidad la pregunta sería, qué espero de mí para el 2013. Sería muy complejo decir qué, pero de lo que estoy seguro de concretar, es superar todo lo escrito en el tercer párrafo. ¿Cómo? Esa es la pregunta que me absorberá este año y no el para qué, y mucho menos el por qué, porque ya me aburrí de buscar y dudar. Creo que es el año de arriesgar, aunque siga solo en mi proyecto de vida, con el apoyo incondicional de la familia.

Normalmente esto se lo podría compartir a alguien de mi confianza, pero no es un secreto que quiera y tenga cosas qué superar, y esperar a que me diga eso que necesito, quiero, espero o tendría que escuchar, lo cual agradezco. Sino ver si alguien en este universo llamado internet puede darle otra visión, desde fuera de mi contexto, mi sistema, ideas, de lo que le parece que refleja lo que escribo.

No es el último escrito del 2012, pero no puedo terminar y comenzar pasivamente, porque de hacerlo, repetiría lo del anterior año. Quiero terminar trabajando y comenzar trabajando. No quiero pedir descanso  porque la última vez que lo pedí, estuve fuera de circulación por casi 3 años.

"Uno es lo que piensa, y piensa lo que imagina, e imagina lo que cree, y crea lo que sabe, y sabe lo que conoce, y conoce porque vive, y vive porque muere, y muere porque nada es para siempre, y siempre es el intento, y el intento es algo nuevo, y lo nuevo es lo no repetido, y lo repetido no es otra oportunidad, porque la oportunidad sólo es una, y una es única, único y única como tú y como yo en esto a lo que llamamos vida"

27 diciembre 2012

2012 agoniza... pero nunca morirá

Un año más está a punto de terminar, y comienza no inevitablemente, aunque lo neguemos, ver hacia atrás por un segundo y presenciar lo que se hizo y lo que no, y si realmente queremos aprender, ver qué consecuencias se han ganado, y poner en la balanza lo positivo y lo negativo de ellas. ¿Esto es sano en verdad? ¿No tendríamos que ver al futuro simplemente y ya? Recordar lo bueno es aceptable pero ¿Para qué recordar lo malo?

Muchos mantienen la idea ya casi comercial, de la presencia de la "depresión" en nuestras vidas en esta temporada. Todos mencionan que es consecuencia natural de la temporada como el clima, la duración del día, las expectativas externas, la economía. ¿Esto es razón suficiente para sentirse deprimido?

Hemos prostituido demasiado este síntoma, que sólo un síntoma, aunque muchos lo cataloguen casi casi como un miembro más de la familia, de que algo anda mal y que no es compensado. Sobre todo, observándolo desde un punto de vista más emocional, es el enojo, la molestia, la ira, etc. lo que desencadena el enojo en la mayoría de las ocasiones, y que la tarea difícil es identificar hacia quién, si al mundo o a uno mismo, aquí es donde el Psicoterapeuta entra al quite.

Lo importante, así como lo fue el supuesto fin del mundo, en realidad no termina un año, sino un ciclo en nuestra vida, y nada de forma inmediata cambiará, por más que lo deseemos y pensemos, aunque es un buen paso. Lo que realmente cambiaría al mundo, nuestro mundo, son las acciones, y si queremos resolver los supuestos que provocan "depresión" estos días, ¡aquí la solución a tus problemas! (no te creas... sólo son propuestas, nada es una receta de cocina... ni en la cocina):

Razón: "Es natural por la temporada"
Solución: Disfrútalo, si no puedes contra el enemigo, únetele.

Razón: "La duración del día"
Solución: ¿Te has preguntado que las luces navideñas, no son sólo adornos? ¡Tienen una utilidad! así como las lámparas (incluye focos ahorradores, lamparas incandescentes e iluminación pública). Para que la luz eléctrica, sustituya a la solar.

Razón: "Expectativas Externas"
Solución: No te fatigues buscando afuera lo que encontrarás dentro de tí. ¿No no tienes? Créalo  constrúyelo. No es tan cierto que "polos opuestos se unen", en realidad, todo lo que atraemos es un reflejo de lo que somos.

Razón: "Economía"
Solución: Sé que el trabajo no se hizo para la gente buena, sino para aquellos que no saben vivir, y es cierto. Así que si tienes la oportunidad de estudiar algo, para hacer lo que te guste y te paguen por ellos, no será trabajo. ¿Y si crees que no es posible? Creo que el egoísmo está presente, podrías compartirnos mucho más, sobre todo a tu familia y los que te rodean y que a veces no queremos ver.

Solución Extra: No prendas la televisión y quieras hacer algo similar a lo que vez, porque lo único que haces es destruir tu capacidad creativa y constructiva. Y comparar es sólo para los que han renunciado a la capacidad de ser uno mismo.

"En lugar de echar la casa por la ventana, echemos el enojo al basurero, cuando no lo necesitemos más"

20 diciembre 2012

No esperes el fin del mundo...

Dicen, como en varias ocasiones anteriores en mi vida, que el mundo está por terminarse. Sin mentirles, mi "primera vez" en cuanto amenazas del fin de todos los tiempos, fue cuando tenía alrededor de 10 años. Recuerdo que decían estaba por cumplirse la tercera predición de la Virgen de Fátima. Todos estaban muy atentos a esto porque por donde vivo, en Puebla, pues el volcán Popocatépetl tenía poco tiempo de haber comenzado actividad. ¿Porque cuando fenómenos naturales se presentan es síntoma del fin del mundo?

Esto es incierto, sin embargo puede que sea un síntoma del síndrome llamado "Población de Seres Humanos". ¿No crees que la verdadera amenaza del fin del mundo, fue cuando comenzamos establecernos y desarrollarnos como especia? ¿Por qué seguimos esperando la destrucción divina o astral, cuando en realidad los que estamos empujándonos al precipicio, somos nosotros mismos? ¿No diría Gabriel García Márquez que todo esto es "Una crónica de una muerte anunciada"?

Creo que si fuera tan repentina nuestra desaparición, sería lo mejor que nos podría pasar, sin embargo no tendría caso alguno, porque si existe la justicia como los hombres lo hemos establecido como valor desde años inmemorables, deberíamos de sufrirla tantito. Así que hasta para nuestro exterminio, tendemos a buscar nuestra comodidad.

El fin del mundo es el punto culminante de vida de cada individuo, la muerte. Y en todo caso sería el mundo de esa persona consciente, sin embargo el verdadero terminar de su mundo, es cuando quienes le seguian o recordaban, lo dejan de hacer pero queda su legado, quienes entonces le darán fin a ese mundo. De lo contrario, no existiría un fin del mundo, porque no habría quién lo sustente. Así que si algo nos llegara a pasar, no le haríamos ni cosquillas al universo, y sólo el tiempo dirá si realmente fue nuestro fin, si es que hubo un comienzo, porque no sabemos de dónde venimos, así que al no tener un inicio, no creo que haya un final. ¿Sí tenemos un inicio? ¿Hay explicaciones religiosas, científicas, entre otras que lo explican? Bueno, sí, pero mientras no superemos la parte de la interpretación por la de la descripción, seguiré escéptico en el tema.

Si el fin del mundo toca a tu puerta... déjala entrar... de todos modos algún día tenía que pasar. Pero un favor, entretela, así tardará más en tocar a la mía, a quien cuando llegue, recibiré y distraeré lo más que pueda, es lo menos que puedo hacer, para intentar ver que hemos aprendido lo más valioso antes de morir, vivir.

15 diciembre 2012

Si la Expectativa toca a tu puerta...

A veces tengo la sensación de no saber cuál es el objetivo de seguir adelante en una vida que cada vez se torna más complicada, y aunque he mencionado que ver hacia el pasado, no es la mejor idea, lo cierto es que tendemos a hacerlo, porque no hay de otra, es lo que hemos hecho.

Apenas revisando mis mensajes de celular, me di cuenta que, desde que lo compré, no he borrado ningún mensaje. Y con cada uno que he leído, sobre todo de las personas que en su momento eran significativas para mí, y algunas lo siguen siendo, me traen recuerdos y sensaciones, gracias a la emulación de emociones, que si no fueran por esos mensajes de texto, quizá algunas hubiera ya olvidado, o hubiera distorsionado su historia.

¿Con qué quiero llegar con esto? ¿Por qué no puedo dejar de hacer preguntas? Es algo tan simple y complejo a la vez, y es que hoy nos han creado la necesidad de publicar todo lo que nos pasa. Algunos comenzaron, como este blog, compartiéndolo de manera escrita, después fue a través de  fotografías, y hoy en día el video es lo que ha tomado más fuerza.

En el formato que sea, el almacenar nuestras memorias en dispositivos electrónicos, nos permiten a veces ser más claros en nuestro recuerdos, tanto que en ocasiones, es increíble pensar que hicimos algo, al pasar los años. ¿Por qué? Porque en la actualidad, gracias a otras experiencias, no nos permitiríamos hacerlo.

Sin embargo ¿No es rico a veces recordar las ocasiones que te rechazaron, te quisieron, te quedaron mal, te difamaron, te hicieron sentir culpable, te hicieron sentir feliz, triste, enojado, en fin, simplemente diferente? ¿Cómo hemos cambiado la interacción frente a frente, confrontando nuestras sensaciones a una comunicación intermediaria como lo es un mensaje de texto, una llamada, un correo electrónico, un inbox, un mensaje en herramientas sociales produciendo pensamientos utópicos de la realidad?

En otra época sería romántico, como alguna vez lo fueron las cartas. Aquellos momentos donde la interpretación era lo principal, y le poníamos nuestro sentir a lo escrito por otra persona, creyendo saber lo que la otra persona sentía en ese momento, aunque en realidad sentimos lo que queríamos que la otra persona quería decir.

Esta interpretación es muy peligrosa, porque a veces nos damos a la idea de una cosa, y cuando nos enfrentamos al hecho real, caemos en la desilusión o en la sorpresa, que era más de lo que nos imaginábamos.

Los sueños son hermosos, motor de nuestra vida, siempre y cuando no dejemos pasar a la Expectativa, cuando toque a nuestra puerta.

12 diciembre 2012

Yo tengo el valor, y me vale

El suponer que las cosas pasan, pasaron, o en el peor de los casos, pasarán, es síntoma de la duda que tenemos de lo que hacemos, hicimos o pretendemos hacer. Para muchos esto es importante para no equivocarse, sin embargo, si no nos equivocamos, no aprenderemos. Esto no quiere decir que debamos de equivocarnos siempre y tropezar con la misma piedra, y he aquí la clave "la misma piedra", la cual no deberíamos de encontrar de nuevo, porque se supone aprendimos. ¿Qué tan difícil es aprender? ¿En realidad aprendemos sin siquiera quererlo? ¿Estamos en constante aprendizaje?

Para algunos es imposible dejar de aprender, pero a veces tengo mis dudas sobre ello, porque veo que lo que hago hoy, y me di cuenta que debo modificar, no lo hago y termino haciendo lo mismo. Es entonces donde me pongo a pensar. ¿Qué tan innato es el aprendizaje? No estoy totalmente de acuerdo que por el hecho de leer y con ello saber, entonces hemos aprendido, como pretende el actual sistema educativo; ni tampoco ir por el mundo experimentando cosas y entonces conocer y pretender que la "La escuela de la vida" me de todas las herramientas.

He aquí la capacidad para generar los procesos necesarios para aprender, más allá del saber o conocer. Es donde la capacidad individual nos dice más, que la experiencia y los certificados académicos. ¿Tienes la capacidad para resolver problemas? ¿Puede uno hacer volar nuestra imaginación en momentos donde los manuales se quedan cortos? ¿Qué tanto nos justificamos de las normas, y qué tanto tenemos la capacidad de corromperlas en el beneficio colectivo y personal?

A veces el seguir órdenes, nos ponen en escalones cada vez más arriba, y con ello creemos que seremos exitosos, sin embargo ¿Qué pasaría si en realidad para ser exitoso, hay que ir de arriba hacia abajo? Esto sería inadmisible para los que se sienten arriba en estos momentos.

Así como hemos logrado descentralizarnos, creernos el centro del universo, debemos de cambiar, transformar, modificar nuestra percepción de quién o qué es más exitoso, de lo lograrlo, quizá estaríamos a punto de iniciar un cambio. ¿Tendremos la capacidad para hacerlo? Claro que por su puesto que sí, sin embargo el sistema donde estamos navegando, no nos dejará lograrlo por intereses del mismo sistema controlado por un gran monopolio llamado "Economía".

Recodifiquemos lo que vale a lo que nos vale, valiéndonos el supuesto valor del "valor".

07 diciembre 2012

¿La nueva era?

El sábado pasado, hemos comenzado una "nueva era", o eso es lo que puso como eslogan TV AZTECA, como si estuvieran en complicidad con la imagen que quisieron dar con la candidatura de un gobernador, aparentemente joven, a comparación de lo que tradicionalmente hacían antes. ¿No se supone que deberíamos los jóvenes identificarnos con él? ¿Por qué entonces el resguardo de los mismos? ¿No se supone que está allí gracias a la gente, y es a la primera que rechaza?

Podría, como es mi costumbre, hacer más y más preguntas sobre el tema, sin embargo estas no valen la pena cuando las cosas han pasado. Hoy vemos protestas, sobre todo de jóvenes, sin embargo, y a pesar de que la INEGI diga que somos más, la verdad, es que parece que no nos hicimos sentir en estas elecciones, y cómo hacerlo, si la mayoría no conoce más que al PAN, porque los que hoy tienen entre 18 a 22 años, cuando aun eran niños, nos le interesaba nada de la política y lo vieron pasar, y los más grandes, vieron el ilógico triunfo de Calderón, pero aun así, no llamó poderosamente la atención.

Fue hasta ahora que la crisis económica, social y educativa nos a pegado, a pesar de que el gobierno federal que ya salió siempre defendió una postura positiva, la verdad es que estamos muy mal, tan mal que hoy le damos el beneficio de la duda a un partido que regresó, creo, para quedarse, porque la izquierda no logra ponerse de acuerdo, y bueno, así no se puede.

Me parece que debemos de dejar ser los eternos "limosneros" que tocamos a la puerta del amo por un trozo de pan. Debemos de ver que quienes movemos al país somos los propios mexicanos ¿cómo? desde que compramos un dulce, hasta al momento de pedir préstamos que sólo nos endeudan más, si no, veamos lo que nos falta por pagar con la ya olvidada "Deuda Externa" que de seguro saldrá a flote próximamente. Dejemos de hacer eso, debemos de trabajar por nosotros y para nosotros. Desgraciadamente las políticas sociales siguen haciendo a la gente dependiente, y entre más dormidos y convencidos de recibir limosnas, mejor para los que tienen el poder.

Estamos a tiempo de no seguir como "borregos" las mismas acciones del pasado. Hoy debemos de ver atrás, pero no para repetir lo que sabemos no funciona, sino para crear nuevas formas de solución, y es sólo viendo por nosotros mismos.

No esperemos que pidiendo, nos den respuesta... mejor aportemos, aunque no den nada.

01 diciembre 2012

¿Necesitas el Estrés?

El estrés de cada fin de cursos se presenta de nuevo, y uno en lugar de aprender a manejar mejor los tiempos, parece que mantenemos las malas costumbres o hábitos de dejar todo al final, y sólo aprendemos a manejar la frustración que ocasiona el no tener todo a tiempo.

A veces esta adrenalina suele ser adictiva, y algunos, más que pereza, busca inconscientemente esta sensación a pesar de que puede o no resultar positivo cuando la calificación no es lo que se esperaba.

¿Tu te pones nervioso, angustiado, ansioso al momento de entregar algo al final de un curso? Quizá cuando leas esto, ya no estés estudiando, sin embargo, los que aun sí lo estamos "sufriendo", disculpen, haciendo, porque si en verdad lo sufriéramos, quizá ya hubiéramos roto la pauta de esta conducta, que por mucho sabemos, nos provocará más disgustos que alegrías.

Esta entrada la estoy escribiendo desde hace dos fines de semana, y los trabajos de la carrera no me han permitido publicarlo. ¿Será algo similar cuando tenga que trabajar? ¿Descuidaré mi familia como lo hago ahora con este blog?

En realidad sería difícil responder en el pasado lo que sucederá en el futuro, sin embargo, podemos hacer cosas para que en el futuro tomemos las mejores decisiones. Hoy sería complicado saber si será así o no. Uno no sabe si me quede desempleado y tenga que quedarme todo el día en la casa. No se si tenga alguna pareja y entre los dos enfrentemos los gastos, y si hay "chamacos" entonces la cosa cambia. Y si pasa algún accidente, que por lo general son incidentes, también cambian todo sin que nos demos cuenta.

Ante todo ello parece que nos gusta estar en constante presión. Al dejar de ser dominados por la naturaleza en un gran porcentaje, nos hemos dedicado a mantenernos en alerta con tareas tan absurdas como el trabajo. ¿No se supone que el trabajo es bueno para el ser humano? ¿El trabajo lo hacer productivo y con ello gana un lugar dentro de la sociedad?

Puede que socialmente sea así, pero el gran porcentaje de la población no hace lo que le gustaría hacer. Hoy en día estamos "estupidizados" con pensamientos serviciales que productivos. Hoy me entrenan para hacer bien mi trabajo, no para disfrutar mi trabajo. Hoy nos adaptamos al campo laboral, no el campo laboral se adapta al contexto. Así que a trabajar más de 8 horas, en lo que no nos gusta, alimentando el infierno de una familia donde quizá nunca quisimos estar, pero que la presión por ser padre voluntaria o involuntariamente, por decisión o por accidente, nos comprometa darle una mala educación a un ser humano que no pidió venir al mundo.

¿Cómo pasamos del estrés académico a la reproducción humana? Aunque no lo parezca, van de la mano. Uno estudia para evitar de manera temprana la reproducción humana, con el sopretexto de darle lo mejor, aunque en realidad lo mejor sea darle mil pesos en lugar de un abrazo o cinco minutos de atención. 

No nos hemos dado cuenta que estamos entrando a un círculo de exigencias autodestructoras. Si seguimos esperando todo al final, seguiremos viviendo al límite ¡Qué emocionante! sin embargo, eso a la larga hará perder más de lo que ganaríamos si fuéramos más lentos, más asertivos, más... más uno mismo, ver hacia uno mismo para saber lo que necesitamos y no lo que socialmente hemos aprendido a necesitar.

Si necesitas lo necesario, necesitarás más y más necesidades innecesarias que si necesitas necesariamente lo necesario.

No me había dado cuenta

Algo que me llama mucho la atención, es que hoy todos somos jueces, es decir, que todos tenemos voz y voto de cualquier tema. Claro, eso es...