31 diciembre 2013

Un año que se va... bienvenido 2014

Es impresionante lo que este año me dejó, este 2013 que me dio y quitó muchas cosas. Este año lloré, reí, sentí como hace muchos años no lo hacía, y aunque reclamé desde el fondo de mi alma por todo, por aquello que estaba pasando, la vida es la maestras de maestras, que me dejó ver lo hermoso que es la vida misma y aprender que dentro de toda la penumbra, siempre habrá una luz de esperanza.

Este año lo termino con muchos compromisos, con muchos errores, con muchas dolencias, pero también con muchas cosas por las cuales vivir, por las cuales luchar y con un objetivo el cual nunca me había planteado, nunca: Vivir.

Quienes lean esto, que probablemente sean pocos y quizá nunca sea leído por algún mortal, sí quiero decirte que vale la pena vivir, vale la pena ser ignorado por el ser más admirado en tu vida, vale la pena arrepentirse y ver lo que ignoramos, lo que sabemos que existe pero no negabas. Lo escribo en segunda persona porque a veces se vale hacerlo, sobre todo porque sé, que algún día, releeré esto y sabre que alguna vez dudé, que alguna vez tuve miedo y que probablemente nunca lo deje de sentir, pero saber también, que con todo ello, superé un 2013 que dolió tanto por lo malo, como por lo bueno, haciéndome saber que estoy más vivo que nunca a pesar del tiempo.

No tengo dinero para regalarte nada, pero sí mi imaginación y colaboración con personas con quienes comparto algo en común y quienes me ayudaron a cristalizar este audio el cual te lo comparto.

Sólo dale clic al link y escucha.


¡Feliz 2014!

20 diciembre 2013

Una reflexión escuchando "México, árbol de los mil frutos"

Éste es el nombre de un programa que se escucha en Radio BUAP y que me ha permitido conocer la caja de cartón en donde se produce mucho del contenido de TLCiudadana, donde me permite soñar con hacer muchas cosas que normalmente están sólo en mi imaginación o en mi memoria, donde seguramente hay sólo historias, anécdotas, creencias, pensamientos, todo lo que he recogido en mi vida.

Este blog en el que habrá de todo un poco y en el cual le pondré mucha atención desde este mismo instante, sitio donde pondré todo lo que haga y he hecho desde hace años y que desempolvaré para compartirlo al mundo, ese mundo que está más allá de mi conciencia, de lo que puedo percibir y el cual aparezca con una respuesta a lo escrito, hablado o actuado por quienes se quieran unir.

La radio es uno de los medios que más me han llamado la atención y el cual me sirvió para salir de un abismo como es el aislamiento en alguna parte de mi corta vida. La radio para mí fue la ventana para ver más allá de mis pensamientos y hoy, en intervenciones indirectas, la vida me ha permitido conocer poco a poco para estar mucho más cerca a eso que me imaginé hace algunos años.

¿Qué tiene que ver la Radio con la Psicología? Teóricamente no puedo contestar, pero desde mi experiencia sí, y son un equipo el cual quiero mostrar que es posible, y aunque esto no sería nada nuevo, sí me gustaría conocer cómo este medio puede desarrollar otras visiones complementarias como lo fueron otros medios y otras tecnologías en beneficio de una ciencia social, con reservas a aquellos que puedan opinar que Psicología no es una ciencia, que permitan conocer a la persona y no tanto al sujeto.

Así es como en este blog, blog que se queda como una estrella dentro de este universo que es el internet, pues por ser ello, me anima a invitarte a jugar a aprender, el cual, he aprendido en estos últimos años, no tiene nada que ver con la escuela, aprender a través de la producción y no sólo consumo de lo encontrado en la red de redes, así como el nombre del programa del maestro José Antonio Robledo y Meza o "Toño" el cual pretende hacer ello, dando libertad a quienes quieran utilizar su espacio, espacio en el que hay libertad, libertad que no sabemos utilizar cuando esta se nos da, sin que lo solicitemos o reclamemos como lo hemos hecho desde hace muchos años.

13 diciembre 2013

Por fín se termina el 2013 en viernes 13

Este dos mil trece ha sido único. Y la verdad nunca me imaginé tuviera tantos cambios como los hay en mi estado de ánimo. Pasó de todo y por poco iba a escribir "nada", pero es que la verdad, por muchas cosas hubiera querido escribir "nada" pero la verdad es que no fue así, sí hubo y mucho.

Hace un año por estas fechas, estaba demasiado nostálgico porque las cosas parecían comenzarían mal. De entrada mi madre se fracturó un brazo, las cosas no iban bien, pero todo comenzó un 24 de diciembre donde tuve la noche más significativa de mi vida con mi papá, mi mamá y mi hermano.

Nadie se imaginaría que era el inicio de muchos cambios. Un encuentro con mi familia, la noticia que mi tía abuela fallece en semana santa, pocos días después recibo la noticia de que sería tío, me encuentro con la oportunidad de entrar a la radio por medio del servicio social, me reencuentro con amigos de la preparatoria y de la secundaria, me declaro a la persona que creí era la persona más importante en mi existencia, ingreso a SECLIPSI donde comencé a hacer prácticas clínicas (Psicoterapia), me inscribí al cuatrimestre al que denominamos la mayoría de mi generación como el "cuatrimestre de la muerte", después el reporte del servicio social y el descubrimiento de la creación de los cuentos a través de la radio.

En fin, eso sintetiza lo hecho en un 2013 que nunca olvidaré. No menciono a personas porque son muchas las que me ayudaron, si no es que todas, a pesar de que algunas me hicieron daño, pero me ayudaron a saber quien soy y lo que quiero: Ser.


"El viento sopla indiscriminadamente, al punto de pulir una roca, la roca puede mantener el calor provocado por el fuego, y el fuego puede ser extinguido por el agua, esa agua que da vida si no se le permite estancarse. Eso se sabe, el reto es que comience el ciclo, y reto aun mayor, que el ciclo sea diferente al anterior, pero descubrí que sí se puede".

10 diciembre 2013

Esperar o morir en la esperanza

Desde el dos de agosto que no he escrito nada, nada más que ello no quiere decir que no lo haya hecho, sin embargo, el no escribir nada es sinónimo para mí de no haber hecho nada o así lo era hace unos días, sin embargo ya no es así. He hecho muchas cosas, entre ellas, he dejado de esperar para actuar y entre esas acciones he descubierto que puedo quedarme solo.

Uno de los grandes miedos que tengo es a la soledad, no puedo soportarla, aunque hace algunos meses decía todo lo contrario. Sí, decía que la soledad era para mí, pero ahora que es la que me acompaña porque ahora que ando más animado, no puedo estar con quienes quiero estar, no porque no quiera, sino porque ando haciendo cosas que antes no hacía, y lo he emprendido solo, todo por intentar moverme.

Esto me ha traído grandes problemas y uno de ellos es darme cuenta de que no puedo depender del otro para ser feliz, aunque ese otro quiera estar allí para hacerlo. 

Puede sonar estúpido lo que digo, pero en verdad, la felicidad no depende del otro, siempre y cuando, claro, no le de el poder de hacerlo, de lo contrario esa persona será todo lo que pueda percibir, toda la referencia de mi realidad. Desgraciadamente para saberlo, tuve que vivirlo, como todo lo significativo en mi vida.

Hoy puedo decir y hacer y pensar muchas cosas, pero sólo me falta algo: Ponerme más metas y no esperar a que sucedan por casualidad, sino por causalidad. De lo contrario sólo me queda esperar y morir en la esperanza.

02 agosto 2013

Aun no termino y hay que comenzar

Estoy preparando algo qué compartir aquí en internet. Quizá no sea lo más interesante del mundo, pero al no saber qué hacer para mi servicio social, creo que tengo que hacer algo diferente y no sé si tengo que hacer algo realmente basado en lo psicológico pero es que conforme pasa el tiempo me doy cuenta que todo es psicológico. ¿Qué puedo hacer? Pues hacer lo que hago todas las veces, intentar traducir la teoría a algo de la vida cotidiana y que me sale en el salón de clases y ahora quiero compartirlo con todos y aquí será mi sitio de pruebas.

En cuanto a la historia que les quiero compartir, está a punto de terminarse, faltan como 10 de los 53 capítulos que quiero que tenga como mínimo para publicar uno cada semana y haya un año garantizado de historia. Quizá nadie lo lea, pero no me importa, quizá alguien por allí por lo menos lo critique.

Así que comenzamos con este blog, de nuevo.

04 abril 2013

Todo es descubrimiento y no expectativa

No sé si te ha pasado asociar lo vivido hoy con experiencias del pasado. Si no, entonces has de tener un problema neurológico. Espero no haya sonado proyectivo, pero si lo hacemos entonces estamos viviendo en un eterno pesado. ¿Por qué lo digo? Porque apenas hace unas horas me he encontrado con personas que fueron significativos, y digo fueron, porque aunque hay algo que nos une, que nos familiariza, la verdad es que hay muchas cosas que nos diferencian hoy, y que para decir son significativos deberíamos seguirlo alimentando, cosa que espero suceda, pero eso el tiempo lo dispondrá.

Vimos un video de una presentación en declamación y oratoria de hace 10 años en el que fui parte del staff. No salí en el video en realidad, pero se agradece que hayan avisado e invitado. Lo extraño fue que los que nos juntamos fueron los  que en preparatoria éramos, con sus épocas de sube y baja, amigos cercanos. Algo nos unía entonces que hoy pareciera nos permitió reencontrarnos. Durante más de 12 años de conocerlos, no sé que es exactamente, pero algo pasó este día que volvimos a estar juntos a parte del video.

En lo personal me dio gusto, me la pasé bien a diferencias de otras veces porque creo que hice algo fuera de lo común: "No generé expectativas".

Las expectativas son peligrosas desde mi muy particular punto de vista. Fue una de las primeras ocasiones en el que ir a una reunión fue importante, pero no al grado de pensar en ello todo el día como lo hacía antes. El planear lo no planeable era uno de mis errores más comunes. El predisponer la acción de los otros es una acción extraña y recurrente que esta vez dejé de hacer y aunque suene aun más extraño, esto me provocó más ansiedad, pero aun más extraño, esto me hizo disfrutar el encuentro.

Sé que esto no le interese a nadie y este blog no lo lee tampoco nadie, por lo que si la tabla de lógica en filosofía que vi en Ciencias de la Computación no se equivoca, pues entonces es mucho más significativo el que lo comparta, pero si a esto le sumo que algún día lo leas, bueno, estaré más que agradecido de haberlo vivido.

El tiempo se escapa como agua entre las manos. Y lo significativo de la vida es la sensación que queda tras dejarla ir, eso húmedo es como las vivencias presentes significativas junto con las personas que lo hicieron posible en una época de tu vida, vida que hay que agradecer todos los días.

28 marzo 2013

Tras una ventana siempre hay una luz

Las cosas que pasan todos los días, puede probocar emociones encontradas probocado por aquello que esperaba

ventana

Las ventanas son lo más parecido a nuestros ojos. Las ventanas son lo más parecido al cielo. Las ventanas parecen cumplir una función que olvidamos hacer todos los días cuando comenzamos a conocer a otras personas: "límites".

Si tuviera la oportunidad de ver por tu ventana y me permitieras dejar abrirla por lo menos una vez, contento me dejarías y me dejarías pocado también para ganarme la oportunidad de abrir tu ventana, pero ahora desde adentro, desde dentro. de tu corazón.

No me caracterizo por ser romántico y no tiene dedivatoria especial. Sin embargo sí quiero destacar que cuando tu ventana dejas entreabierta por si alguien quiere entrar, se lleve algo bueno y bonito pa'que a la próxima se quiera quedar.

18 marzo 2013

Lo que se oye, no se juzga... sólo se escucha y observa

El escribir, aunque sean "Pendejadas", se vuelve costumbre. El escribir lo que uno piensa, se vuelve una necesidad con el tiempo. El escribir es tan difícil como leer, porque entender lo que leemos, independientemente de la velocidad con que lo hagamos y la cual dependerá del interés, es a veces toda una odisea, pero nos ahorraríamos trabajo si quienes escriben lo hicieran menos complicado.

Tampoco hay que darle a las personas "La comida en la boca" pero por lo menos el escritor debería preocuparse por "poner los cubiertos al momento de servir la sopa". Me refiero a que conforme aumentamos nuestra capacidad lectora, también aumentamos la cantidad de palabras que añadimos a nuestro vocabulario. Sin embargo para invitar a los demás al hábito de la lectura, debemos de invitarlos, no espantarlos.

Muchos no estarán de acuerdo conmigo, pero hoy en día los tecnicismos no sirven de mucho. Cada uno de ellos se convierte en un montón de acepciones que con el tiempo deja de ser utilizado para ir por otras más sencillas e igual de complejas, ésto último confundido con difícil.

Como sea, el chiste es leer y escribir, como lo que hago ahora, aunque sean puras ideas al aire; aunque sean puras cosas inservibles; aunque sean puras "Pendejadas". 

Si te preguntaste que lo escrito no tiene que ver con el título, es porque no te apendejaste y te diste cuenta. ¡Bien!

"Es más pendejo el que se apendeja, que aquel pareciendo pendejo al decir pendejadas no queda como pendejo por otro pendejo".

17 marzo 2013

Desde la feria del libro

Durante mio vida, me ha tocado de trabajar de muchas cosas, y aunque han sido trabajos pequeños y poco duraderos, me han dado la oportunidad de desarrollar cosas que hoy puedo presumir de utilizar cuando la vida lo requiera.

Algo que odio en demasía es, vender. No me siento con la suficiente fuerza para poder convencer a las otras personas a adquirir un producto que, de entrada, no sé si lo necesite, y mucho menos convencerlo de que lo necesita. ¿Por qué? Porque no veo necesario engañar a las personas, pero parece que el lograrlo nos permite presumir de inteligencia, cuando en realidad es sólo el hecho de convencer al otro de lo que quiero que quiera. Este simple deseo provoca en el otro una confusión que permite al convencedor atacar cuando su presa está vulnerable.

Desgraciadamente hoy es más inteligente el que logra persuadir a su entrevistador; hoy es más inteligente quien logra convencer al otro; hoy es más inteligente quien provoca en el otro confusión; hoy es más inteligente el que cree ser inteligente; hoy es más inteligente el que se cree más inteligente que el otro; hoy es más inteligente el que se fundamenta de otros seres más inteligentes. Después de tanta inteligencia, me pregunto ¿Qué significa ser inteligente? ¿Para ti qué significa ser inteligente?

No lo digo con la intención de que busques dentro de un "tumbaburros" o conocido en los bajos mundos como diccionario, el significado de la palabra, concepto o etiqueta; mi intención es saber si alguna vez esto significó algo, o es una simple medida para saber quien puede analizar y sintetizar algo o tener la capacidad de adaptarte al contexto, que hoy se ha demostrado, no es suficiente.

Una feria del libro no es sólo para inteligentes. Una feria del libro debería ser la puerta hacia otros mundos que nos permitan cambiar la perspectiva que tenemos de la vida, cambiar lo que creemos debamos cambiar, pensar lo que creamos pensar, y lo que creamos crear. ¿Por qué utilizo la palabra crear en lugar de querer? Porque no quiero alimentar la idea limitante de "Querer es poder", no estoy de acuerdo. La intensión no basta. Crear es mucho más importante porque comienzo desde un hecho, con el hecho de creer en uno mismo para crear, construir la realidad del universo.

"De la intensión al hecho, basta sólo un botón: el de mi computadora y así ir al mundo real a vivir, a luchar, después de imaginar, como lo hago tras leer un buen libro."

16 marzo 2013

Por qué contra nosotros mismos

No entiendo, por más que intente entender, cómo no entendemos que la guerra es afuera, y hacemos una tormenta dentro de un vaso sin agua y nosotros dentro. Es increíble que tengamos el enemigo en casa, cuando el verdadero enemigo se ríe  fuera de ella, de frente a nosotros.

Las cosas que pasan a nuestro alrededor son sorprendentes, pero parece que nuestro filtro que hemos comenzado a tomar como hábito es el de la ignorancia de lo negativo, estamos desarrollando una gran indiferencia por lo que nos pasa, reduciéndolo, mandándolo a un segundo plano en el que lo eliminamos con otra emoción, sobre todo positiva, para dejar pasar aquello que nos podría hacer daño, y que nos convencemos de no estar interesados.

A veces el creer que la otra persona tiene la capacidad de salir adelante, nos cubre los ojos o nos hace virar hacia otro lado, porque debemos dejar que el otro lo supere solo. Sin embargo no nos damos la oportunidad de preguntar siquiera si aquel necesita algo. Pero esto es lo leve de la "bronca", lo realmente pesado es cuando le arrancamos algo que lo necesite o no, le pertenece: Su seguridad.

Hoy ignoramos el bienestar del otro y si vemos que no lo tiene, que está vulnerable, le hacemos más daño. ¿Por qué hacerlo? ¿Realmente ganamos algo con ello? ¿Qué necesidad nos hemos creado para justificar el daño al otro? ¿Defenderse es atacar primero?

Me parece que sí. Y creo que si la tendencia es así, será la única manera de defenderse. El problema será que cuando nos demos cuenta de que no valía la pena, sólo por ello, nos sentiremos orgullosos de haberlo hecho.

"Uno nunca sabe para quien trabaja, de lo contrario, sabríamos quién es el verdadero enemigo"

15 marzo 2013

Hoy aprendí más de lo devido

Hace un par de días, perdí a una persona muy importante para mí. El dolor fue fuerte, intenso, dolor por donde se le vea. Sin embargo me di cuenta de muchas cosas invisibles en mi vida: "No todos deben sentir lo que yo siento".

Así de ingenuo era hasta antes de pasar por un duelo que estoy enfrentando. Así de utópico era antes. ¿Realmente esperaba que los demás sintieran lo que sentía? ¿Qué esperaba realmente? ¿Por qué mi conducta de "victima" hasta cierto punto?

Nunca me ha gustado demostrar a los demás por lo que paso. Sin embargo de unas semanas hacia acá esto comenzaba a cambiar porque comencé a demostrar por lo que realmente estaba pasando y creo que fue mi mayor equivocación. Creo crucé la delgada linea entre el "aparentar" como resistencia y "demostrar" mi vulnerabilidad. Es decir, no logré mantener control del todo de mis emociones y también no quería regresar a ser aquella persona cerrada. Sin embargo durante estos últimos días puedo decir, supe lo que debí aprender hace muchos años: "No esperar nada de nadie, ni a nadie" y "Uno nunca sabrá quién te tenderá la mano como realmente lo necesitabas".

Lo de las expectativas era algo que sabía, sin embargo ignoré por no estar de acuerdo del todo cuando me sugirió mi terapeuta modificarlas, por no decir eliminarlas, aunque sería imposible porque cumplen una función. Sin embargo, las llevé al extremo hasta llegar a una frase perversa de "Querer que el otro quiera lo que quiero" traduciéndolo a las emociones: "Querer que el otro sienta lo que siento" cuando ello es más que imposible.

Aprendí que la vida continua y que "Si yo estoy triste, no necesariamente los demás deben estarlo". Además de no temer a mis emociones, al fin y al cabo, sin ellos, no sabría que sigo vivo.

"El ser asertivo no necesariamente debe ser algo bueno para otra persona, sino lo correcto para mí"

12 marzo 2013

El ser buena persona... no basta

A veces me pregunto si el intentar ser una "buena" persona es lo mejor, lo ideal o una fantasía. Sí, "buena" la pongo entre comillas, porque desde hace muchos años me he dado cuenta que esto es tan subjetivo que dependerá de la persona que tengas en frente quien te re-alimente tus acciones para decirte si sí o no eres una "buena persona".

Antes yo me sentía "buena" persona al obedecer normas establecidas en casa, en la escuela, en la calle, en la visita a la familia, en fin, en todo acto en presencia social. Más tarde me sentía "buena" persona al seguir reglas entre un grupo de amigos que me permitía ganarme la supuesta confianza de los otros, sea como líder, sea como sublimado del grupo. Más tarde me sentía "buena" persona cuando quedaba bien con aquella persona que me llamaba la atención, y para que me hiciera caso me adaptaba a ella para recibir esa retroalimentación positiva para alimentar mi supuesta concepción de "buena" persona.

Sin embargo, al darme cuenta que el quedar bien con los demás, el hacer lo que se espera uno debe hacer como terminar la escuela, trabajar, tener novia, casarte, tener una familia, entre otras como conseguir hasta un perro; cuando tengo una visión diferente, la presión social me hace caer de nuevo en una situación de problemas, incluso existenciales, al dudar si el ideal particular está equivocado en consecuencia de la visión general impuesta por los demás.

No lo sé, pero estoy en una especie de paradoja donde si hago lo que los demás esperan, estaré traicionando a mí mismo, pero si hago lo que considero correcto para mí, asumiendo las consecuencias, puedo con el tiempo arrepentirme de mis acciones y sentirme culpable.

De la traición a la culpa, prefiero 100 veces o más la culpa que la traición. Sin embargo es cierto que, lo que comentan los demás, son influencias tan poderosas que a veces uno quisiera bajarse del camión donde llevas gran parte de tu vida hacia un camino sin aparente fin. Sin embargo prefiero estar allí, con el objetivo de encontrar a otra persona que si no piensan igual que yo, por lo menos, nos aguantemos nuestras locuras y esperar que esa combinación sea la semilla de algo nuevo, el cual lo más seguro, sufra algo similar o peor a lo mío.

Ser "buena" persona es algo que cambia con el tiempo. Así que el cambio es lo más viable, aunque éste no cuadre en el círculo entre los triángulos de los demás. Al cabo, parece que los míos, los más cercanos, la familia, esa que está llena de patologías, me guiará si soy o no una "buena" persona, dependiendo de los intereses, esos que me inculcaron en mi educación, para mantener la identidad, mi identidad, que con el paso del tiempo me he intentado diferenciar, sin éxito aparente, el cual repetiré un patrón similar, probablemente  sin darme cuenta.

"No existe el destino, nada está escrito, sin embargo, todo es impredeciblemente predecible"

03 marzo 2013

burocracia tardía

No tengo nada mejor qué hacer, que escribir mucho de lo que me pasa, en lugar de hacer lo suficiente para entregar lo que me falta para varias materias. ¿Qué me está pasando? ¿Por qué no tengo el mismo interés que antes? ¿En realidad estoy perdiendo el interés o es otro estímulo lo que me está llamando la atención?

En realidad no lo sé. En realidad estaría muy complicado decir si estoy o no enfocado a otras cosas. Lo que sí sé, es que no me gustan los trámites burocráticos y estos me distraen de mis objetivos. No entiendo por qué tenemos que perder tanto tiempo en papeleo, en trámites, en intercambio de información, cuando se supone que por más de 25 años han tenido lo mismo todo el tiempo.

Alguien podría explicarme: "Lo que pasa es que la única forma de que como individuo sepa de primera mano que mi información es es dada para el el único fin que necesito, asegurando que ninguna otra persona lo hará por mí".

Sea como sea, eso me presiona, me disgusta, pero creo que lo tendré que hacer, por sea como sea, eso nos lo exige la institución, y dentro de nuestra cultura, debemos de hacerlo. debemos... ¿debemos?

"Lo que no nos mata, nos hace agonizar más tiempo"

01 marzo 2013

El inicio del final de la escuela

El tiempo es cada vez menos para poder escribir. Incluso estaba escribiendo una historia que quería compartir cada semana aquí en mi blog de manera semanal, sin embargo, apenas llevo 17 capítulos, y quiero tener por lo menos unos 53 para tener cubierto todo el año. Espero tenerla lista para mi cumpleaños. Espero llegar a mi cumpleaños.

¿Por qué? Porque el estrés que hemos manejado en estos últimos días, ha sido tal, que hoy, por ejemplo, me levanté hasta cerca de las 10 de la mañana. Y no es normal. Bueno, en realidad me levanté a las 4 de la mañana, pero aquello que hace algunos años creí no necesitar como es un lugar dónde dormir, hoy, doy gracias a la vida de tener dónde hacerlo.

Me parece que durante este próximo año, escribiré todo lo que vaya pasando durante el último año de carrera, que a mis casi 27 años, debería de haber terminado desde hace mucho, pero por mi necedad de seguir aprendiendo cosas, pues me tengo que ver en la necesidad de comenzar un ejercicio que, aunque es cotidiano, me es insoportable. Los trámites administrativos o burocráticos. Como sea, odio este tipo de cosas. Pero ni modo, es la forma que tenemos de tener "organización" entre un mundo de personas que van tras un aparente único objetivo.

Así que la historia que les quería contar, tardará en ser publicada. Pero si llego a terminarla, dejaré un día para publicar esa historia entre lo que pueda compartirles de este último lapso de estudio profesional.

"Quien quiera Azul celeste... mejor que cambie a otro color con mejor suerte"

16 febrero 2013

El pensamiento del tiempo es el pensamiento

El tiempo es tan valioso o tan despreciado, dependiendo de cómo nos esté yendo en la feria. Sin embargo, creo que estamos de acuerdo, que es el mismo para todos. El tiempo no puede ser manipulado, a pesar de que muchos dicen lo logran tecnológicamente. Pero ¿Sabías que realmente si podemos manipularlo? ¿Sabías que realmente podemos manejar la situación de nuestro contexto para cambiarle la connotación al tiempo?

Quién no ha escuchado frases referentes a este ser, objeto o personaje que nos asombra, deleita, ofrece, amenaza o es la ventaja o desventaja para todos. Sí. Digo todos, generalizando, porque es la única forma de responsabilizar a cada uno de nosotros como individuos, de cómo usar, utilizar, manipular, ganar o perder el tiempo.

En estos momentos donde estoy casi por terminar la carrera de Psicología, me he dado cuenta que más que disfrutar las ventajas del tiempo, he sufrido sus consecuencias. Me he dado cuenta que la espera hace perder el tiempo, pero la paciencia hace ahorrarse mucho más. Que el correr cansa, pero el cojear nos deja sin oportunidad de elegir primero, no por ello quitándonos la oportunidad de elegir lo mejor. Me di cuenta que esas supuestas oportunidades que eran las primeras opciones, no eran las mejores. Me di cuenta que la elección intuitiva es tan beneficiosa como peligrosa que si reflexionara una decisión donde quizá para cuando elija algo, ya no exista.

Es la vida tan subjetiva, que me da risa aquellos que buscan con intencionalidad casi enfermiza, la verdad donde ni siquiera hay certeza. O destruir aquello donde lo había, dejando a aquellos a su alrededor con incertidumbre.

El tiempo está allí, y nada más. Y lo único que podemos hacer, es detenerlo momentáneamente, por ejemplo, como una fotografía. Pero ingenuamente creemos que hemos atrapado el tiempo, cuando en realidad sólo es un espejismo que nos permite tener una herramienta para manipular el tiempo real, ese que ni siquiera se encuentra afuera como muchos creemos. ¿A qué me refiero? Al pensamiento.

"Uno es lo que piensa, y el que piensa manipula el tiempo. Así que cuidado con aquel que critica a aquellos que piensan, no lo juzgues, no sabe lo que hace"

08 febrero 2013

Lo que da uno, no lo pidas... gánatelo

La reciprocidad, no se hizo para aquellos que quieren, les paguen con la misma moneda. Ni porque lo que se haya hecho con buena intención. Y mucho menos cuando se hizo algo con malas intenciones. Como sea, si uno hace cosas, para que el día de mañana el otro lo regrese cuando uno lo necesite.

De entrada es un pensamiento egoísta pensar de esta manera. Nadie es está obligado a regresar nada de lo que le fue dado, se supone, con la intención de "sólo dar". Entonces ¿por qué siempre esperamos a que el otro nos pida ayuda? ¿Por qué creemos que alguien llegará a nuestra ayuda cuando nos sintamos tristes? ¿Por qué cuando estamos bien, se nos olvida la existencia de lo malo en los otros, como lo hemos hecho con nosotros mismos? ¿Tenemos realmente la capacidad de ser empáticos o es innato por lo que al hacerlo, sólo satisfacemos necesidades de manera egoísta?

Lo que es cierto, es que en este mundo, nos sentimos víctimas y héroes. Nos sentimos necesarios e indispensables. Creemos que otro debe de satisfacer lo que necesitamos y nos presionamos por intentar satisfacer la necesidad del otro. Parece que debemos de adivinar lo que el otro siente, y creemos que los que nos rodean deben ser adivinos de nuestra sentir.

¿Y qué pasa cuando alguien nos atiende? Lo rechazamos, la mandamos muy lejos, más lejos de donde estaba, más allá de donde ya de por sí la veíamos lejos, y le reclamábamos que no veía nuestro estado. ¿Pero qué pasa cuando el que insiste se cansa de estar al pendiente del otro? Parece que ese otro se siente ofendido, ofendido por causar lástima.

Parece que implícitamente, adquirimos obligaciones, sin que debamos tenerlas. Aquel que se sienta ofendido u ofendida por la no atención del otro, me parece, debemos reflexionar hasta qué punto nos hemos puesto a pensar por nosotros mismos, y a partir de ello, retroalimentarse de la y hacia la atención del otro.

"Lo que hoy siembres, no siempre cosecharás. Aun así, uno tendrá algo, ese algo, aunque sea sólo lo que quede"

05 febrero 2013

doble mas doble es igual a cero

¿Los dobles mensajes son inconscientes o conscientes? La verdad es que no he leído mucho sobre ello, aunque muchos mencionan que es la primera. Sin embargo a veces tengo la percepción de que es intencionalmente, es decir, que es como una forma de llamar la atención, esperando a que el otro tome la iniciativa. Y me pregunto. ¿Por qué no ser más directivos? ¿Por qué no decir exactamente lo que queremos decir, sin indirectas?

Esto puede provocar en el otro una paranoia sobre lo que debe o no hacer, provocando al otro o uno mismo, caer en un dilema del cual las consecuencias parecieran fueran negativas en todos los casos. Sin embargo, ¿Qué pasa cuando por los dos francos esto se da, y entonces hay un dilema en cada uno de los integrantes del par, el cual llega anular la comunicación al punto de romper su interacción? Pues es cuando uno de los dos, debe de tomar la iniciativa. Pero la pregunta aquí es ¿Quién debe hacerlo? ¿Cómo debe hacerlo? ¿Cuándo debe hacerlo? Y sobre todo ¿Para qué hacerlo?

Las razones por las cuales podemos generar un ambiente de hostilidad, donde aparentemente dejamos de poner atención al otro, con el fin de llamar la atención, son muy válidos en principio. Sin embargo la fuerza o importancia disminuye con el tiempo. Pero no por ello va a desaparecer el problema. ¿Alguna vez has discutido, y sólo has dejado pasar tiempo hasta que se resuelva "solo"? Creo que muchos lo hemos hecho, sin embargo, también me he dado cuenta, no se tú, de que el problema renace cual ave fénix en el momento menos indicado. ¿Por qué? Porque no se le dio solución.

Las cosas hay que hablarlas. Quizá en el momento indicado. Ese momento que se sabe es, cuando la duda nos invade. Esa donde sabes que tienes que decir algo, pero algo te lo impide. Ese es el momento indicado. Otro más no existirá. Así que dejemos de pensar en llamar la atención sin querer hacerlo, porque eso se llama manipulación intencional.

Y si de plano, tomas la iniciativa y quieres resolver el problema donde no lo hay o no lo hubo, entonces es que no había nada qué resolver y entonces en realidad, no quería hablar contigo. Pero tranquilo, cada quien es responsable de sus decisiones. Y si fuiste la causa, entonces hay que asumir la consecuencia.

"Seguimos siendo egocéntricos, cuando creemos que nuestras acciones gobiernan la realidad de los demás. Y dura es la misma realidad, cuando nos damos cuenta de que somos sólo parte de un universo fuera de nuestro razonamiento"


01 febrero 2013

espera, me dijeron, por si te esperan... ¡Ya no!

Ya ha pasado enero, y nos quedan sólo 11 meses para que termine el 2013. ¿Por qué ver cuánto falta para el final de este año cuando apenas ha comenzado? Porque simplemente me doy cuenta que me he quedado en la expectativa  dentro de la misma inercia del 2012 y la verdad es que debo de cambiar, debo de comenzar a trabajar. Me he quedado inerte  esperando a que la motivación venga desde afuera, y he dejado de ver que esa motivación debe ser desde dentro de mí.

Cualquiera que ha leído sobre el tema, me diría que esto es obvio, y que debería saberlo al estudiar Psicología. Sin embargo, es difícil cuando a veces pones en el otro la responsabilidad de que  a uno lo motiven, digo al otro desde un objeto como dinero; una acción como una palmadita en la espalda; la empatía de otra persona; etc.

A veces cuando no nos queremos hacer responsables de nosotros mismos, necesitamos echarle el paquete a otra persona para que en caso de vivir algo desagradable, no nos sintamos culpables. Y hablo en tercera persona porque aún ahora que escribo esto, no he asumido del todo la responsabilidad en mí. Aun espero que alguien de fuera venga al rescate.

Espero que a partir de ahora "cambie", no "cambien", "cambie". De lo contrario lo único que haría es esperar, ser expectante de lo que pasa a mi alrededor, con la firme esperanza, esa que muere al último, de un cambio en mí. De hacerlo, que quedaré como fiel acompañante de la esperanza, la cual es inmortal, pero yo no.

"La espera es buena para estudiar el terreno, pero no hay nada mejor que trabajar el terreno para observarlo sin espera."

26 enero 2013

Es imposible dejar de escribir lo que pasa. Y si  dejamos de escribirlo, por lo menos tenemos, muchos, la necesidad de comentarlo. A veces me pregunto ¿Qué pasaría si escribiéramos todos lo que nos pasa, como ejercicio de desahogo? ¿Por qué necesitamos de otra persona para sacar lo que llevamos dentro? ¿Cómo el otro logra la empatía, sin siquiera saberlo? Y si lo sabe. ¿Qué le estamos dando a aquella persona, compartiendo tanta información?

La clave es la confianza. Confianza que a veces no tenemos en nosotros mismos, pero sí logramos verlo en otra persona. ¿Pero cómo se que la otra persona es de "confiar"? ¿Por qué hoy nos puede ser de "confianza" y después nos pueda "traicionar"?

Yo no recuerdo, a la fecha, saber o que me haya enterado, que alguien me haya traicionado. Sin embargo, no porque no lo sepa, quiere decir que no haya sido traicionado. Pero en lo personal, traición se me hace tan subjetivo como decir "malo" o "bueno", es decir, cada quien sabe qué tan grave o no es la acción de otro para considerarlo como traición o una simple acción que el tiempo permitirá olvidar.

La traición es, desde mi muy particular punto de vista, cuando el otro hace algo en contra de los intereses de uno. Así que la responsabilidad recae, más en quien comparte esa información, por ejemplo yo, que aquel lo utiliza en contra. ¿Para ti, que acción considerarías como "traidora"?

Es imposible saber si una traición es menos o más importante que todo lo construido por el tiempo de una relación con otra persona, llámese amigo, novio o algún integrante de la familia. Es imposible porque son cuestiones que no podemos medir. ¿Tú cómo sabes que una traición es grave o no? Si sabías el riesgo ¿Por qué entrar a la boca del lobo una y otra vez?

Hay personas en la vida que parecen estar bien, con una gran confianza. Sin embargo a veces esto puede ser sólo un espejismo. Esas personas a veces se notan con confianza por dos razones generales, pero no únicas. La primea por apariencia y la segunda porque realmente confía en sí mismos. Aún así, eso no garantiza que atraigan la confianza del otro. La confianza no es sólo por azar, sino debe, creo, haber algo significativo que lo provoque y aunque no necesariamente el tiempo sea un factor, también es importante.

A veces cuando te reencuentras con alguien que fue significativo en tu vida, haya sido positiva o negativamente, parece que esa confianza nunca hubiera terminado o cambiado. Aun así, existen diferencias. Y esas diferencias provocarán que se siga o no alimentando la confianza positiva o negativa, la cual, siempre tiende en un hilo por ser significativa de quien o quienes lo experimentan.

"Hay que confiar en uno mismo, pero no por ello garantiza ganar la confianza de otra persona. El hacerlo es casi un arte. Tan frágil, que se puede romper."

22 enero 2013

Reflexión en tiempos de cólera

La reflexión con que he iniciado este año es si podré o no ser un psicólogo competente. ¿Por qué razón? Porque parece ha desaparecido la euforia que me causaba el emprende nuevos proyectos cuando recién inicié la carrera. Sin embargo, esto ha ido disminuyendo por una leve, casi imperceptible, presión que causa el estar cerca del final de un ciclo, como es el nivel universitario, y ver que aunque cerca, se torna lejano al ver la cantidad de trabajo que se avecina.

Se supone que mucho de lo que haré, será parte de mi ejercicio profesional, y que me servirá inclusive en mi historial curricular. Aun así parece que cada materia, fuera diferente a la otra, y cada una de ellas pide algo, como si fuera la única, con la justificación, por no decir pretexto, de ser necesario para nuestra formación, además de acumular conocimiento, el cual creo se reduce a sólo información.

Esta no es una queja, sin embargo, sí es una señalamiento a un sistema que desgraciadamente está provocando que muchos declinen. Y a veces me pregunto ¿Será esa la función de la saturación de tareas? ¿Sólo los mejores son aquellos que aguantan la presión? ¿Buscamos productores de información y no de conocimiento? Tengo infinidad de preguntas, y muchas de ellas quizá sean resueltas a través de una presentación de metodologías y resultados comprobables en la base de la probabilidad. 

Lo cierto es que hay que ver la forma de que, a contratiempo, podamos adquirir la información necesaria para hacer lo que en un principio tuvimos afinidad, gusto, identificación; para lograr cristalizarlo. Es momento de sacar fuerza y motivación intrínseca, para comenzar a tomar ritmo, a pesar de tener clases de 2 horas, unas 4 o 5 diarias, sumarles las prácticas de todas ellas en sólo 10 horas los viernes, y algunas otras antes, entre o al final de nuestras clases, sin contar el trabajo para poder pagar la carrera. 

En fin. Todo sea por tener profesionales competitivos, aunque baje el nivel de competencia.

"Quien con mil amos quiere quedar bien, lo más seguro es que con uno de ellos, vas a quedar mal"

20 enero 2013

Se me hace que...

Ya tenía un rato que no escribía nada, pero es que la verdad no sabía qué escribir. Aunque en realidad tenga mucho qué decir, mejor dicho, escribir. Sin embargo no podía hacerlo, no podía escribir nada. Así que aquí estoy de nuevo.

¿Pero qué compartir con la red cuando nadie me lee? Bueno, quizá eso no sea lo importante, lo importante es que este medio me ha servido para desahogar ciertas cosas que en la vida real pudieran incomodarme, y que aquí lo saco de forma indirecta. Espero no lo mal entiendan.

En fin. Quisiera filosofar sobre cualquier tema, pero no tengo las ganas de hacerlo. Lo que sí es cierto es que pronto publicaré historias en capítulos, nada más que tenga por lo menos unos 53 capítulos para que cubra por lo menos un año. A ver si adivinan de quién se trata, si de alguien ficticio o alguien real.

"Se me hace que... pronto tendré que despertar del gran sueño o pesadilla en el que estoy, pero no estoy"

02 enero 2013

Ya comenzó el 2013... qué sorpresas nos traerá

Se ha terminado un 2012 con aparentes movimientos que tintaban en ser el punto de lanza para generar cambios significativos en nuestro país, y que sólo quedó como parte de la historia, que quizá ni en los libros de texto gratuito aparezcan. Lo cierto es que se pronosticó mucho y no pasó nada. El único pronóstico cumplido fue la victoria y regreso del Partido Revolucionario Institucional (PRI) a los Pinos, para desgracia de muchos, y en beneficio de otros.

Se supone que deberíamos de haber reaccionado de manera diferente, pero nos quedamos cortos a pesar de que cada vez más podemos tener más fuentes de información y que desgraciadamente no utilizamos, como el internet, que ha pasado a ser la nueva caja iditizante. ¿Pero entonces cómo distraernos de los problemas de la vida cotidiana? ¿Qué hago para drenar tanta desgracia? ¿Tendré que ignorar todo lo que pasa a mi alrededor? ¿Filtrar es lo mismo que ignorar o ser indiferente a lo que pasa?

El vivir dentro de un mundo de fantasía, podría ser una de las mejores soluciones, y como ejemplo pueden ser las telenovelas, series, películas, videojuegos, cine, fiestas donde hay música, alcohol y otras variedades de drogas, y sitios virtuales como facebook, youtube, entre otras cosas, que nos idiotizan más allá de su función básica que es comunicar. ¿Por qué preferimos aislarnos en lugar de involucrarse?

Puede ser por dos cosas, por indiferencia o por no estar de acuerdo. Aun así, independiente de estas dos, es por confort, comodidad o como gusten llamarle. Si no nos afecta directamente, no pasa nada. Cuando somos victimas, entonces nos movemos, y en ocasiones ni así.

Buscamos no tener conflictos, porque tenemos un concepto de paz muy radical, cuando el conflicto a veces es necesario para generar cambios. Lo que debemos aprender es entonces a buscar soluciones antes de los conflictos, sin esperar que esto sean hechos por aquellos que en la actualidad lo aprovechan para mantenernos tranquilos, en un confort ficticio, en una ideología conformista, utópica, pasiva y estable.

Espero que este 2013 podamos usar esto a nuestro favor. No es posible cambiar lo construido por centenas de años, pero sí modificar pensamiento para reconstruir algo dentro de pocos centenares de años más.

"El que se sienta héroe y no aporte a los demás, estará perdido y condenado a morir sin gloria. El que no se sienta héroe, aunque aporte a los demás, no se verá en vida como tal, pero en el futuro estará presente, reconocido y vivo por siempre, a pesar de la muerte"

No me había dado cuenta

Algo que me llama mucho la atención, es que hoy todos somos jueces, es decir, que todos tenemos voz y voto de cualquier tema. Claro, eso es...