28 marzo 2013

Tras una ventana siempre hay una luz

Las cosas que pasan todos los días, puede probocar emociones encontradas probocado por aquello que esperaba

ventana

Las ventanas son lo más parecido a nuestros ojos. Las ventanas son lo más parecido al cielo. Las ventanas parecen cumplir una función que olvidamos hacer todos los días cuando comenzamos a conocer a otras personas: "límites".

Si tuviera la oportunidad de ver por tu ventana y me permitieras dejar abrirla por lo menos una vez, contento me dejarías y me dejarías pocado también para ganarme la oportunidad de abrir tu ventana, pero ahora desde adentro, desde dentro. de tu corazón.

No me caracterizo por ser romántico y no tiene dedivatoria especial. Sin embargo sí quiero destacar que cuando tu ventana dejas entreabierta por si alguien quiere entrar, se lleve algo bueno y bonito pa'que a la próxima se quiera quedar.

18 marzo 2013

Lo que se oye, no se juzga... sólo se escucha y observa

El escribir, aunque sean "Pendejadas", se vuelve costumbre. El escribir lo que uno piensa, se vuelve una necesidad con el tiempo. El escribir es tan difícil como leer, porque entender lo que leemos, independientemente de la velocidad con que lo hagamos y la cual dependerá del interés, es a veces toda una odisea, pero nos ahorraríamos trabajo si quienes escriben lo hicieran menos complicado.

Tampoco hay que darle a las personas "La comida en la boca" pero por lo menos el escritor debería preocuparse por "poner los cubiertos al momento de servir la sopa". Me refiero a que conforme aumentamos nuestra capacidad lectora, también aumentamos la cantidad de palabras que añadimos a nuestro vocabulario. Sin embargo para invitar a los demás al hábito de la lectura, debemos de invitarlos, no espantarlos.

Muchos no estarán de acuerdo conmigo, pero hoy en día los tecnicismos no sirven de mucho. Cada uno de ellos se convierte en un montón de acepciones que con el tiempo deja de ser utilizado para ir por otras más sencillas e igual de complejas, ésto último confundido con difícil.

Como sea, el chiste es leer y escribir, como lo que hago ahora, aunque sean puras ideas al aire; aunque sean puras cosas inservibles; aunque sean puras "Pendejadas". 

Si te preguntaste que lo escrito no tiene que ver con el título, es porque no te apendejaste y te diste cuenta. ¡Bien!

"Es más pendejo el que se apendeja, que aquel pareciendo pendejo al decir pendejadas no queda como pendejo por otro pendejo".

17 marzo 2013

Desde la feria del libro

Durante mio vida, me ha tocado de trabajar de muchas cosas, y aunque han sido trabajos pequeños y poco duraderos, me han dado la oportunidad de desarrollar cosas que hoy puedo presumir de utilizar cuando la vida lo requiera.

Algo que odio en demasía es, vender. No me siento con la suficiente fuerza para poder convencer a las otras personas a adquirir un producto que, de entrada, no sé si lo necesite, y mucho menos convencerlo de que lo necesita. ¿Por qué? Porque no veo necesario engañar a las personas, pero parece que el lograrlo nos permite presumir de inteligencia, cuando en realidad es sólo el hecho de convencer al otro de lo que quiero que quiera. Este simple deseo provoca en el otro una confusión que permite al convencedor atacar cuando su presa está vulnerable.

Desgraciadamente hoy es más inteligente el que logra persuadir a su entrevistador; hoy es más inteligente quien logra convencer al otro; hoy es más inteligente quien provoca en el otro confusión; hoy es más inteligente el que cree ser inteligente; hoy es más inteligente el que se cree más inteligente que el otro; hoy es más inteligente el que se fundamenta de otros seres más inteligentes. Después de tanta inteligencia, me pregunto ¿Qué significa ser inteligente? ¿Para ti qué significa ser inteligente?

No lo digo con la intención de que busques dentro de un "tumbaburros" o conocido en los bajos mundos como diccionario, el significado de la palabra, concepto o etiqueta; mi intención es saber si alguna vez esto significó algo, o es una simple medida para saber quien puede analizar y sintetizar algo o tener la capacidad de adaptarte al contexto, que hoy se ha demostrado, no es suficiente.

Una feria del libro no es sólo para inteligentes. Una feria del libro debería ser la puerta hacia otros mundos que nos permitan cambiar la perspectiva que tenemos de la vida, cambiar lo que creemos debamos cambiar, pensar lo que creamos pensar, y lo que creamos crear. ¿Por qué utilizo la palabra crear en lugar de querer? Porque no quiero alimentar la idea limitante de "Querer es poder", no estoy de acuerdo. La intensión no basta. Crear es mucho más importante porque comienzo desde un hecho, con el hecho de creer en uno mismo para crear, construir la realidad del universo.

"De la intensión al hecho, basta sólo un botón: el de mi computadora y así ir al mundo real a vivir, a luchar, después de imaginar, como lo hago tras leer un buen libro."

16 marzo 2013

Por qué contra nosotros mismos

No entiendo, por más que intente entender, cómo no entendemos que la guerra es afuera, y hacemos una tormenta dentro de un vaso sin agua y nosotros dentro. Es increíble que tengamos el enemigo en casa, cuando el verdadero enemigo se ríe  fuera de ella, de frente a nosotros.

Las cosas que pasan a nuestro alrededor son sorprendentes, pero parece que nuestro filtro que hemos comenzado a tomar como hábito es el de la ignorancia de lo negativo, estamos desarrollando una gran indiferencia por lo que nos pasa, reduciéndolo, mandándolo a un segundo plano en el que lo eliminamos con otra emoción, sobre todo positiva, para dejar pasar aquello que nos podría hacer daño, y que nos convencemos de no estar interesados.

A veces el creer que la otra persona tiene la capacidad de salir adelante, nos cubre los ojos o nos hace virar hacia otro lado, porque debemos dejar que el otro lo supere solo. Sin embargo no nos damos la oportunidad de preguntar siquiera si aquel necesita algo. Pero esto es lo leve de la "bronca", lo realmente pesado es cuando le arrancamos algo que lo necesite o no, le pertenece: Su seguridad.

Hoy ignoramos el bienestar del otro y si vemos que no lo tiene, que está vulnerable, le hacemos más daño. ¿Por qué hacerlo? ¿Realmente ganamos algo con ello? ¿Qué necesidad nos hemos creado para justificar el daño al otro? ¿Defenderse es atacar primero?

Me parece que sí. Y creo que si la tendencia es así, será la única manera de defenderse. El problema será que cuando nos demos cuenta de que no valía la pena, sólo por ello, nos sentiremos orgullosos de haberlo hecho.

"Uno nunca sabe para quien trabaja, de lo contrario, sabríamos quién es el verdadero enemigo"

15 marzo 2013

Hoy aprendí más de lo devido

Hace un par de días, perdí a una persona muy importante para mí. El dolor fue fuerte, intenso, dolor por donde se le vea. Sin embargo me di cuenta de muchas cosas invisibles en mi vida: "No todos deben sentir lo que yo siento".

Así de ingenuo era hasta antes de pasar por un duelo que estoy enfrentando. Así de utópico era antes. ¿Realmente esperaba que los demás sintieran lo que sentía? ¿Qué esperaba realmente? ¿Por qué mi conducta de "victima" hasta cierto punto?

Nunca me ha gustado demostrar a los demás por lo que paso. Sin embargo de unas semanas hacia acá esto comenzaba a cambiar porque comencé a demostrar por lo que realmente estaba pasando y creo que fue mi mayor equivocación. Creo crucé la delgada linea entre el "aparentar" como resistencia y "demostrar" mi vulnerabilidad. Es decir, no logré mantener control del todo de mis emociones y también no quería regresar a ser aquella persona cerrada. Sin embargo durante estos últimos días puedo decir, supe lo que debí aprender hace muchos años: "No esperar nada de nadie, ni a nadie" y "Uno nunca sabrá quién te tenderá la mano como realmente lo necesitabas".

Lo de las expectativas era algo que sabía, sin embargo ignoré por no estar de acuerdo del todo cuando me sugirió mi terapeuta modificarlas, por no decir eliminarlas, aunque sería imposible porque cumplen una función. Sin embargo, las llevé al extremo hasta llegar a una frase perversa de "Querer que el otro quiera lo que quiero" traduciéndolo a las emociones: "Querer que el otro sienta lo que siento" cuando ello es más que imposible.

Aprendí que la vida continua y que "Si yo estoy triste, no necesariamente los demás deben estarlo". Además de no temer a mis emociones, al fin y al cabo, sin ellos, no sabría que sigo vivo.

"El ser asertivo no necesariamente debe ser algo bueno para otra persona, sino lo correcto para mí"

12 marzo 2013

El ser buena persona... no basta

A veces me pregunto si el intentar ser una "buena" persona es lo mejor, lo ideal o una fantasía. Sí, "buena" la pongo entre comillas, porque desde hace muchos años me he dado cuenta que esto es tan subjetivo que dependerá de la persona que tengas en frente quien te re-alimente tus acciones para decirte si sí o no eres una "buena persona".

Antes yo me sentía "buena" persona al obedecer normas establecidas en casa, en la escuela, en la calle, en la visita a la familia, en fin, en todo acto en presencia social. Más tarde me sentía "buena" persona al seguir reglas entre un grupo de amigos que me permitía ganarme la supuesta confianza de los otros, sea como líder, sea como sublimado del grupo. Más tarde me sentía "buena" persona cuando quedaba bien con aquella persona que me llamaba la atención, y para que me hiciera caso me adaptaba a ella para recibir esa retroalimentación positiva para alimentar mi supuesta concepción de "buena" persona.

Sin embargo, al darme cuenta que el quedar bien con los demás, el hacer lo que se espera uno debe hacer como terminar la escuela, trabajar, tener novia, casarte, tener una familia, entre otras como conseguir hasta un perro; cuando tengo una visión diferente, la presión social me hace caer de nuevo en una situación de problemas, incluso existenciales, al dudar si el ideal particular está equivocado en consecuencia de la visión general impuesta por los demás.

No lo sé, pero estoy en una especie de paradoja donde si hago lo que los demás esperan, estaré traicionando a mí mismo, pero si hago lo que considero correcto para mí, asumiendo las consecuencias, puedo con el tiempo arrepentirme de mis acciones y sentirme culpable.

De la traición a la culpa, prefiero 100 veces o más la culpa que la traición. Sin embargo es cierto que, lo que comentan los demás, son influencias tan poderosas que a veces uno quisiera bajarse del camión donde llevas gran parte de tu vida hacia un camino sin aparente fin. Sin embargo prefiero estar allí, con el objetivo de encontrar a otra persona que si no piensan igual que yo, por lo menos, nos aguantemos nuestras locuras y esperar que esa combinación sea la semilla de algo nuevo, el cual lo más seguro, sufra algo similar o peor a lo mío.

Ser "buena" persona es algo que cambia con el tiempo. Así que el cambio es lo más viable, aunque éste no cuadre en el círculo entre los triángulos de los demás. Al cabo, parece que los míos, los más cercanos, la familia, esa que está llena de patologías, me guiará si soy o no una "buena" persona, dependiendo de los intereses, esos que me inculcaron en mi educación, para mantener la identidad, mi identidad, que con el paso del tiempo me he intentado diferenciar, sin éxito aparente, el cual repetiré un patrón similar, probablemente  sin darme cuenta.

"No existe el destino, nada está escrito, sin embargo, todo es impredeciblemente predecible"

03 marzo 2013

burocracia tardía

No tengo nada mejor qué hacer, que escribir mucho de lo que me pasa, en lugar de hacer lo suficiente para entregar lo que me falta para varias materias. ¿Qué me está pasando? ¿Por qué no tengo el mismo interés que antes? ¿En realidad estoy perdiendo el interés o es otro estímulo lo que me está llamando la atención?

En realidad no lo sé. En realidad estaría muy complicado decir si estoy o no enfocado a otras cosas. Lo que sí sé, es que no me gustan los trámites burocráticos y estos me distraen de mis objetivos. No entiendo por qué tenemos que perder tanto tiempo en papeleo, en trámites, en intercambio de información, cuando se supone que por más de 25 años han tenido lo mismo todo el tiempo.

Alguien podría explicarme: "Lo que pasa es que la única forma de que como individuo sepa de primera mano que mi información es es dada para el el único fin que necesito, asegurando que ninguna otra persona lo hará por mí".

Sea como sea, eso me presiona, me disgusta, pero creo que lo tendré que hacer, por sea como sea, eso nos lo exige la institución, y dentro de nuestra cultura, debemos de hacerlo. debemos... ¿debemos?

"Lo que no nos mata, nos hace agonizar más tiempo"

01 marzo 2013

El inicio del final de la escuela

El tiempo es cada vez menos para poder escribir. Incluso estaba escribiendo una historia que quería compartir cada semana aquí en mi blog de manera semanal, sin embargo, apenas llevo 17 capítulos, y quiero tener por lo menos unos 53 para tener cubierto todo el año. Espero tenerla lista para mi cumpleaños. Espero llegar a mi cumpleaños.

¿Por qué? Porque el estrés que hemos manejado en estos últimos días, ha sido tal, que hoy, por ejemplo, me levanté hasta cerca de las 10 de la mañana. Y no es normal. Bueno, en realidad me levanté a las 4 de la mañana, pero aquello que hace algunos años creí no necesitar como es un lugar dónde dormir, hoy, doy gracias a la vida de tener dónde hacerlo.

Me parece que durante este próximo año, escribiré todo lo que vaya pasando durante el último año de carrera, que a mis casi 27 años, debería de haber terminado desde hace mucho, pero por mi necedad de seguir aprendiendo cosas, pues me tengo que ver en la necesidad de comenzar un ejercicio que, aunque es cotidiano, me es insoportable. Los trámites administrativos o burocráticos. Como sea, odio este tipo de cosas. Pero ni modo, es la forma que tenemos de tener "organización" entre un mundo de personas que van tras un aparente único objetivo.

Así que la historia que les quería contar, tardará en ser publicada. Pero si llego a terminarla, dejaré un día para publicar esa historia entre lo que pueda compartirles de este último lapso de estudio profesional.

"Quien quiera Azul celeste... mejor que cambie a otro color con mejor suerte"

Las tiritas de las piñatas

Seguramente has roto una piñata. ¿No? Si no la has roto es porque no eres Mexicano, Español, Italiano o Chino. ¡Sí! ¿Pensabas...