31 diciembre 2013

Un año que se va... bienvenido 2014

Es impresionante lo que este año me dejó, este 2013 que me dio y quitó muchas cosas. Este año lloré, reí, sentí como hace muchos años no lo hacía, y aunque reclamé desde el fondo de mi alma por todo, por aquello que estaba pasando, la vida es la maestras de maestras, que me dejó ver lo hermoso que es la vida misma y aprender que dentro de toda la penumbra, siempre habrá una luz de esperanza.

Este año lo termino con muchos compromisos, con muchos errores, con muchas dolencias, pero también con muchas cosas por las cuales vivir, por las cuales luchar y con un objetivo el cual nunca me había planteado, nunca: Vivir.

Quienes lean esto, que probablemente sean pocos y quizá nunca sea leído por algún mortal, sí quiero decirte que vale la pena vivir, vale la pena ser ignorado por el ser más admirado en tu vida, vale la pena arrepentirse y ver lo que ignoramos, lo que sabemos que existe pero no negabas. Lo escribo en segunda persona porque a veces se vale hacerlo, sobre todo porque sé, que algún día, releeré esto y sabre que alguna vez dudé, que alguna vez tuve miedo y que probablemente nunca lo deje de sentir, pero saber también, que con todo ello, superé un 2013 que dolió tanto por lo malo, como por lo bueno, haciéndome saber que estoy más vivo que nunca a pesar del tiempo.

No tengo dinero para regalarte nada, pero sí mi imaginación y colaboración con personas con quienes comparto algo en común y quienes me ayudaron a cristalizar este audio el cual te lo comparto.

Sólo dale clic al link y escucha.


¡Feliz 2014!

20 diciembre 2013

Una reflexión escuchando "México, árbol de los mil frutos"

Éste es el nombre de un programa que se escucha en Radio BUAP y que me ha permitido conocer la caja de cartón en donde se produce mucho del contenido de TLCiudadana, donde me permite soñar con hacer muchas cosas que normalmente están sólo en mi imaginación o en mi memoria, donde seguramente hay sólo historias, anécdotas, creencias, pensamientos, todo lo que he recogido en mi vida.

Este blog en el que habrá de todo un poco y en el cual le pondré mucha atención desde este mismo instante, sitio donde pondré todo lo que haga y he hecho desde hace años y que desempolvaré para compartirlo al mundo, ese mundo que está más allá de mi conciencia, de lo que puedo percibir y el cual aparezca con una respuesta a lo escrito, hablado o actuado por quienes se quieran unir.

La radio es uno de los medios que más me han llamado la atención y el cual me sirvió para salir de un abismo como es el aislamiento en alguna parte de mi corta vida. La radio para mí fue la ventana para ver más allá de mis pensamientos y hoy, en intervenciones indirectas, la vida me ha permitido conocer poco a poco para estar mucho más cerca a eso que me imaginé hace algunos años.

¿Qué tiene que ver la Radio con la Psicología? Teóricamente no puedo contestar, pero desde mi experiencia sí, y son un equipo el cual quiero mostrar que es posible, y aunque esto no sería nada nuevo, sí me gustaría conocer cómo este medio puede desarrollar otras visiones complementarias como lo fueron otros medios y otras tecnologías en beneficio de una ciencia social, con reservas a aquellos que puedan opinar que Psicología no es una ciencia, que permitan conocer a la persona y no tanto al sujeto.

Así es como en este blog, blog que se queda como una estrella dentro de este universo que es el internet, pues por ser ello, me anima a invitarte a jugar a aprender, el cual, he aprendido en estos últimos años, no tiene nada que ver con la escuela, aprender a través de la producción y no sólo consumo de lo encontrado en la red de redes, así como el nombre del programa del maestro José Antonio Robledo y Meza o "Toño" el cual pretende hacer ello, dando libertad a quienes quieran utilizar su espacio, espacio en el que hay libertad, libertad que no sabemos utilizar cuando esta se nos da, sin que lo solicitemos o reclamemos como lo hemos hecho desde hace muchos años.

13 diciembre 2013

Por fín se termina el 2013 en viernes 13

Este dos mil trece ha sido único. Y la verdad nunca me imaginé tuviera tantos cambios como los hay en mi estado de ánimo. Pasó de todo y por poco iba a escribir "nada", pero es que la verdad, por muchas cosas hubiera querido escribir "nada" pero la verdad es que no fue así, sí hubo y mucho.

Hace un año por estas fechas, estaba demasiado nostálgico porque las cosas parecían comenzarían mal. De entrada mi madre se fracturó un brazo, las cosas no iban bien, pero todo comenzó un 24 de diciembre donde tuve la noche más significativa de mi vida con mi papá, mi mamá y mi hermano.

Nadie se imaginaría que era el inicio de muchos cambios. Un encuentro con mi familia, la noticia que mi tía abuela fallece en semana santa, pocos días después recibo la noticia de que sería tío, me encuentro con la oportunidad de entrar a la radio por medio del servicio social, me reencuentro con amigos de la preparatoria y de la secundaria, me declaro a la persona que creí era la persona más importante en mi existencia, ingreso a SECLIPSI donde comencé a hacer prácticas clínicas (Psicoterapia), me inscribí al cuatrimestre al que denominamos la mayoría de mi generación como el "cuatrimestre de la muerte", después el reporte del servicio social y el descubrimiento de la creación de los cuentos a través de la radio.

En fin, eso sintetiza lo hecho en un 2013 que nunca olvidaré. No menciono a personas porque son muchas las que me ayudaron, si no es que todas, a pesar de que algunas me hicieron daño, pero me ayudaron a saber quien soy y lo que quiero: Ser.


"El viento sopla indiscriminadamente, al punto de pulir una roca, la roca puede mantener el calor provocado por el fuego, y el fuego puede ser extinguido por el agua, esa agua que da vida si no se le permite estancarse. Eso se sabe, el reto es que comience el ciclo, y reto aun mayor, que el ciclo sea diferente al anterior, pero descubrí que sí se puede".

10 diciembre 2013

Esperar o morir en la esperanza

Desde el dos de agosto que no he escrito nada, nada más que ello no quiere decir que no lo haya hecho, sin embargo, el no escribir nada es sinónimo para mí de no haber hecho nada o así lo era hace unos días, sin embargo ya no es así. He hecho muchas cosas, entre ellas, he dejado de esperar para actuar y entre esas acciones he descubierto que puedo quedarme solo.

Uno de los grandes miedos que tengo es a la soledad, no puedo soportarla, aunque hace algunos meses decía todo lo contrario. Sí, decía que la soledad era para mí, pero ahora que es la que me acompaña porque ahora que ando más animado, no puedo estar con quienes quiero estar, no porque no quiera, sino porque ando haciendo cosas que antes no hacía, y lo he emprendido solo, todo por intentar moverme.

Esto me ha traído grandes problemas y uno de ellos es darme cuenta de que no puedo depender del otro para ser feliz, aunque ese otro quiera estar allí para hacerlo. 

Puede sonar estúpido lo que digo, pero en verdad, la felicidad no depende del otro, siempre y cuando, claro, no le de el poder de hacerlo, de lo contrario esa persona será todo lo que pueda percibir, toda la referencia de mi realidad. Desgraciadamente para saberlo, tuve que vivirlo, como todo lo significativo en mi vida.

Hoy puedo decir y hacer y pensar muchas cosas, pero sólo me falta algo: Ponerme más metas y no esperar a que sucedan por casualidad, sino por causalidad. De lo contrario sólo me queda esperar y morir en la esperanza.

No me había dado cuenta

Algo que me llama mucho la atención, es que hoy todos somos jueces, es decir, que todos tenemos voz y voto de cualquier tema. Claro, eso es...