31 julio 2014

La intensión no basta

Hoy por la mañana, al momento de desayuna, en la televisión, un experto invitado, al que dejaré de tenerles confianza después de ver que expertos hayan inventado tanta cosa en un asunto local donde falleció un niño de 13 años por Atlixco, decía que la intensión no basta. Ello me pegó como no tienen idea.

La intensión para fue un estandarte para mucho de lo que hacía o dejaba de hacer, y en un porcentaje menor, a la fecha, lo sigo haciendo, sin embargo, me di cuenta en la mañana que algo era cierto: La acción es el resultado palpable de una intención.

Como es mi costumbre, comenzaron a surgir tantas ideas y cuestionamientos como me fueron posible, pero raro a mi costumbre, no fueron hacia el "Experto" sino al experto en mí mismo: "Po´lló".

Me di cuenta que mucho de lo que hago, aunque sea en acción, se queda corto con respecto a la intención que tengo hacia las demás personas. Doy por hecho que unas cuantas señales harán lo posible para que el que está frente mío tenga una idea clara de lo que quiero: Así no funcionan las cosas.

El primer paso ya lo dí, saber que con quererlo, no basta. Creo es momento de hacer las cosas con la consciencia de que los resultados no van a ser lo que quiero, sino lo que la suma mía y el o los de enfrente construyamos.

El intento puede ser hecho sólo una vez, aceptar el error, una vez en la vida, hacer algo con ello: Muy pocos lo hacen, muchos tenemos la intensión de hacerlo.

27 julio 2014

Pensando en aquí y allá

La vida permite tener cosas que van más allá de lo palpable, por ejemplo, sueños, añoranzas, recuerdos, en global: Memorias. Memorias que nos permiten hacer eso que los científicos han intentado idear la manera material de hacerlo: Viajar en el tiempo.

Pensar que estamos en otro lugar, con otras personas, en situaciones distintas a las vividas en la cotidianidad, es algo que hago en todo momento y casi a cualquier hora, es como soñar con los ojos abiertos. Sin embargo el hacerlo conlleva muchos riesgos, riesgos que pueden provocar más problemas que beneficios, sobre todo cuando lo que se sueña, no concuerda con nada en la realidad en la que me muevo.

Desgraciadamente esto me pasa en grandes lapsos del tiempo, soñar con los ojos abiertos, soñar que todo es diferente, sin querer ver la manera de cómo, de qué hacer para que sea diferente.

Soñar no es el problema, el problema es soñar sin despertar a voluntad, es decir, despertar hasta que lo externo lo provoque, con un sentimiento igual o peor al de una pesadilla.

Desgraciadamente soñar despierto es algo que me permite sobrevivir, sin embargo, eso me hace replantear la manera de soñar despierto, hacerme responsable de ello, de lo contrario, simplemente despertaré en la nada, sin nada, por nada.

El soñar y despertar es separado por una delgada linea casi transparente: Darme cuenta en dónde estoy.

24 julio 2014

Buscando una pieza para mi rompecabezas

La historia me ha enseñado que la historia es historia si se queda como lo que es: Historia. Sin embargo mi historia la vivo todos los días, pero con una diferencia a la historia convencional: Repito la misma historia.

En las últimas semanas me he preguntado el para qué estoy aquí, y aun más allá: Para quién estoy.

Si me hicieran un test sobre lo que pienso de las parejas, probablemente tendría un problema con ello, una dificultad o en el peor de los casos, un trastorno. ¿Por qué? Porque la mayoría de las personas parece tienen el plan de tener a alguien junto, con quién compartir anécdotas, historias, aventuras, tristezas, problemas, entre muchas más cosas que arman un rompecabezas que puede revelar una hermosa obra, o simplemente caer y destruirse por todas partes con la incógnita de saber si habrá manera de reconstruirlo, o simplemente tomar las piezas que me hagan falta y utilizarlas en otro rompecabezas recién comenzado o en otro mucho más grande.

Mi problema, si le puedo llamar problema, es que no tengo mas que una pieza, porque las demás las he repartido por muchas partes, por todos lados y las he cedido para que otros rompecabezas estén completos o lo más cercano a ello, y me he quedado sin nada.

Lo único que me queda, es esperar a que alguien quiera unir su pieza con la mía, esperando que el interés y curiosidad, permita encontrar piezas que lo vayan construyendo poco a poco en algo más grande, sin esperar a encontrarlas, iniciando a construirlas para que encajen lo mejor posible.

A veces creo que he encontrado la pieza que comenzaría en unión a la mía ese gran rompecabezas. Desgraciadamente sigo con piezas que no me sirven, y aquella persona aun tiene la esperanza, al guarda pocas o muchas piezas de su rompecabezas anterior, que me provoca miedo, pero emoción de darme chance de arriesgarme, aunque la historia se repita, no me importa, porque lo que más me importa es haber conocido algunas de sus piezas e intentar ver si pudimos comenzar uno nuevo.

Si me precipito, destruyo lo que llevaba. Si voy paso a pasito, alguien puede llegar con la pieza faltante y dejarme fuera del juego. Sé que habrá quién quiera unir su pieza sólo con la mía, y aunque creo la he encontrado, tengo miedo de intentar encajarla y que no sea posible siquiera ello, comenzar un gran y hermoso rompecabezas.

"Seguiré conociendo para descubrir lo que tanto he buscado".

17 julio 2014

Tres meses... tres meses... tres meses...

El dedicarse a hablar, dentro de un monólogo casi interminable con el supuesto de confiar en lo que se dice, cómo lo dice y por qué lo dice, el para qué es la incógnita en cada discurso que se emite, he emitido o he escuchado emiten otras personas.

En los últimos tres meses he emitido muchas charlas y música dentro de un concepto que llamamos, sí, lamamos porque entre los que estaban conectados, tomamos una nombre que lo distinguiera de otras emisoras. Así comenzó Coyo Radio.

Pues es poco tiempo, tres meses de llegar corriendo a la casa para trasmitir, correr con la expectativa de encontrar a muchas personas con una canción que quisieran escuchar y sobre todo, si es posible, si esa canción tiene una historia, un motivo, algo que le haga pedir esa canción. Lo sorprendente es que se ha logrado y en algunas ocasiones han compartido historias extraordinarias.

Espero dure por más tiempo. Como casi siempre digo: "Comenzamos un 16 de abril del 2014 un juego que era poner música y que después se convirtió en un sitio dónde conocer a muchas personas".

Entre ellos e conocido los gustos, por ejemplo, de "Koizumi", "El Misa", "Carol", "Alba", "Coral", "El vider", "Luis", "Lau", "Sonia" y personas que en este momento no recuerdo sus seudónimos en las redes sociales pero que se han conectado alguna vez a mixlr.com/coyoradionline/ o entrado en este blog y han escuchado buena música.

Me han dicho que me hubiera dedicado a la Comunicación, sin embargo, prefiero emprender la aventura con lo que me ha permitido ver la vida de manera distinta: La Psicología. Me gusta editar imágenes, video, audio, reflexionar para editar mis pensamientos con la ayuda de una de las herramientas que las ciencias de la Computación, carrera trunca que está en mi pasado: La computadora. En Twiiter me autoetiqueto como: Psicoomunicomputólogo. No existe el término pero me gusta usarlo nada más por narciso.

"Si el árbol te da limones, dale la vuelta, quizá haya una naranja, limas, toronjas o más limones".

No me había dado cuenta

Algo que me llama mucho la atención, es que hoy todos somos jueces, es decir, que todos tenemos voz y voto de cualquier tema. Claro, eso es...