30 diciembre 2014

A nada de que termine el 2014


  • Es extraño, pero no logro distinguir el fin del año como si lo he podido hacer el fin de una semana.
  • Es extraño, pero no logro ver que llegue un año nuevo y ver irse al año viejo.
  • Es extraño, pero... este 2014 me ha dejado mucho, me ha quitado otro tanto pero todo porque la carga sea menor, la necesaria, para tener el espacio suficiente para lo que viene y entre ver lo que probablemente deje de cargar para que dentro de un año pueda hacer algo similar o siendo optimistas: Mejor.


Mañana escribiré la reflexión de fin de año. Un ejercicio que no me gustaría dejar pasar.

25 diciembre 2014

Felicidad que se desea ¿Se aprende?

Algo que experimenté este año, fue encontrar la forma de ser feliz. Claro, algo que creí imposible porque el deseo de ser feliz se combinaba con la expectativa de ser feliz y ello incluía cosas imposibles, esas cosas tradicionales y aprendidas culturalmente como:

Ser feliz.

Durante este 2014 me di cuenta que las expectativas tienen una función, pero no la que yo quería. La expectativa me ha permitido verme como quiero en el futuro, pero no como quiero estar. Para eso hay que trabajar.

La felicidad es complicada. Ser feliz es algo bien fácil. ¿Suena contradictorio? Así es. ¿Por qué? Hasta lo que llevo vivido, hasta hoy, hoy 25 de diciembre de 2014, la felicidad es espontanea y laboriosa.


23 diciembre 2014

Casi navidad y eso llama mi atención

Sé que hay muchos que están pasando por situaciones difíciles, incluso más de las que mi imaginación puede imaginar y que aquello de lo que me puedo quejarme.

Algo que me ha costado trabajo es diferenciar aquello que me duele y aquello que creo que me duele, es decir, identificar lo que mi cuerpo me trasmite a partir del dolor y lo que creo como dolor y con esos ojos digo que algo me duele. Es complicado.

Ahora que la enfermedad me aqueja, me quejo, pero algo que me llama la atención es la cadena de síntomas que se me han presentado y lo comunico sin ningún problema, pero algo más importante: sin ninguna intensión.

Esto me recuerda a que esto mismo se lo comuniqué a una persona que para mí era especial, y me dijo que no podemos hacer nada sin ninguna intensión, que es prácticamente imposible. Sin embargo, es cierto, no lo comunico con ninguna intensión, aunque "ninguna" es algo, y ese algo es una intensión, pero hay una diferencia a lo que esa intensión tenía como intensión: llamar la atención.

Algo que menos he querido hacer y que parece que más hago es intentar llamar la atención. Pareciese que es algo que he hecho toda la vida, porque me sale tan natural que a veces me desconozco. La solución es dejar de suprimirla, racionalizar todo lo que hago. Creo que simplemente es dejarme ser y que aquello que hago, sin intensión, me lleve a donde tenga que llegar.

Incluso el escribir de este tema en estas horas de la madrugada, por sí solo es pa llamar la atención.

22 diciembre 2014

Casi se termina el año

Tiene muchos días en que no he escrito nada en este blog, mi blog. ¿Por qué? Las posibles respuestas pueden ser las siguientes:

  • Tiempo
  • Tema
  • Estado de ánimo
  • Inspiración
  • Voluntad
  • Decisión
  • Elección
  • Interés

Creo que por esto y muchas cosas no he escrito nada. Además de que este blog es un sitio donde publico sólo lo que hasta el momento estoy haciendo y no con otro fin. Sin embargo esto resultaría paradógico al hacer público lo que pienso, lo que creo, lo que hago.

En realidad no he escrito lo que pienso, porque aun, después de siete años de experimentar en varios lados la exposición a ser señalado, criticado, amenazado y todo lo que pueda suceder en internet, aun me cuesta mucho trabajo escribir lo que pienso. ¿Por qué?

Uno de los primeros factores es tiempo el cual no sé administrar hasta el día de hoy. Tema que resulte importante para otras personas, por lo general lo que escribo es de mi interés. Estado de ánimo, que por lo general es de tristeza tirándole a la melancolía, hace que algunos temas no pueda, no quiera tocarlos. Inspiración porque de manera espontanea me salen frases, ideas, rimas, cuentos, analogías, entre otras cosas que al escribirlas o recordar lo que dije, me hacen perder el tema, el tiempo la inspiración y acrecenta mi estado de ánimo que obstaculiza mi voluntad para tomar una decisión al momento de elegir, haciendo que salgan muchas ideas y me cueste elegir el tema, ese que me sea de interés y si es posible, para quien lo lea.

Llega el 2015. Irremediablemente será un año de cambios. Así que es muy probable que comience un ejercicio muy similar al que quize iniciar con "Las historias en el camión": De forma periódica escribir simplemente lo que pase por mi cabeza.

Ya es 22 de diciembre. No tengo ese sentimiento navideño que esperaba. Quizá es momento de iniciarlo. Así que escribiré de aquí al día primero de enero de 2015 todo lo que me pase, claro, omitiendo cosas que no pueda compartir. Aquí comienza mi historia, no creo que tenga algo que perder, sobre todo en estos tiempos donde todo está casi perdido... quiero compartir cómo es que encuentro ese todo.

Las tiritas de las piñatas

Seguramente has roto una piñata. ¿No? Si no la has roto es porque no eres Mexicano, Español, Italiano o Chino. ¡Sí! ¿Pensabas...