29 noviembre 2017

La Guajolota

Cuando entré a Ciencias de la Computación, tuve uno que otro compañero que tenía raíces  "Dfereñas", hoy "CDMXiqueñas", pero fue un primo quien me explicó que significaba una "Guajolota".

Antes describiré al ave que se encontraba en territorio Prehispánico, por lo tanto es un término hasta cierto punto original de este lado del atlántico. No me es familiar escuchar "Guajolota" porque a la hembra del Guajolote la conocía como "Totola". Estas aves son muy valiosas y muy utilizadas en celebraciones civiles y religiosas en muchas partes del país. No entiendo por qué en la Película "Coco" fue excluida.

Teniendo claro qué es una "Totola" o "Guajolota" comienzo con las preguntas: ¿De dónde sacaron el la similitud para utilizar "Guajolota" como nombre para un desayuno compuesto? ¿Alguien lo sabe? ¿Me puede compartir la información? 

Es probable que no sepa. ¿Por qué? Porque el término es mucho de los Chilangos, Defereños o actualmente conocidos como CDMXiqueños. No tiene ingredientes ajenos o desconocidos para el resto de Mexicanos, pero quienes hemos visitado la CDMX, lo hemos probado y en algunas partes del país también con algunas variaciones. Si eres extranjero, es probable que en este punto, si no es que ya te aburrí, te preguntarás: ¿De qué hablas? A continuación la descripción de lo que hablo.

Guajolota: Pan de trigo abierto por la mitad donde se deposita un pastel de maíz nixtamalizado con manteca y condimentado con saborizante de fresa, limón o chocolate llamados "De dulce"; Rajas con Queso, Res o Pollo llamados "Rojos"; Salsa Verde con Queso o Pollo llamados "Verdes" o los de Mole con Puerco o Pollo llamados de "Mole" y no sé si los tamales con hoja de plátano entren en la receta.

Más menos palabras, lo anterior es una Guajolota.

Como verán, es la comunión entre dos cereales esenciales para la humanidad juntas, con ingredientes del viejo y del nuevo mundo hace ya poco menos de medio milenio. Vemos ingredientes como:

Maiz, Trigo, Cal, Grasa de Puerco, Carne de Puerco, Pollo, Queso, Mole con condimentos orientales, chiles, hojas de maíz, horno, agua en estado gaseoso o cocimiento a vapor, en fin, una mezcla de influencias que están en un desayuno completo y muy sabroso, aunque algunos no se atreven a probar.

Además si añadimos que es acompañado por café de olla; arroz con leche, Champurrado, Atole de Maíz, Atole de maza, atole de Guayaba, Chocolate, entre otras variedades donde, con excepción del café, son de maíz, arroz o trigo con consistencia líquida. Es un deleite.

Para no antojar más, e ir terminando, tengo una hipótesis de su creación y éste es sustentado por el albur, ese doble sentido ofensivo y algunos le consideran algo agresivo o violento, misógino y homofóbico, cuando en realidad es una expresión liberadora para el homosexual o heterosexual que algunos niegan tener dentro. Pienso que es un símbolo de triunfo hacia los que en su momento eran los conquistadores:

El Pan de Trigo es penetrado por el tamal de Maíz. ¿Quién le ganó a quién? O como se diría en México haciendo énfasis en el verbo "Chingar": ¿Quien Chingó a quién? Aun es una incógnita, tomando en cuenta que los conquistadores dejaron muchos aliados y que hoy ni la Guajolota nos recuerda que podemos ser independientes y ganadores.

Es lo que pienso... ¿Tú qué piensas?

25 noviembre 2017

Lo que estamos aprendiendo

Desde hace algunos meses a la fecha, y escuchando la plática del Programa México el árbol de los mil frutos del Maestro José antonio Robledo y Meza que pasó por tlciudadana, entendí que con la tecnología, los humanos seríamos desplazados como ha sucedido en las últimas décadas. No estoy de acuerdo del todo. ¿Por qué? Ahora que estoy retomando Linux, recuerdo también algunas cosas que reflexionaba en el 2004. ¿Qué pasaría si Linux lo aprendiéramos desde niños?

Es claro que la pregunta la hacía y me la hice ahora, porque algunas cosas de éste sistema operativo no logro aun comprender, y en el 2004 ni siquiera entendía. Esa pregunta me la hice cuando ni siquiera los smartphone existían, cuando las tablets no estaban mas que en la imaginación de muchos, gracias a la literatura y el cine de ciencia ficción. Una época donde las memorias Flash, ahora conocidas como USB, eran algo extraordinario porque los dispositivos de almacenamiento externo eran muy pequeños, aproximadamente de 1.5 Mb donde cabían los programas que hicimos por 60 meses sin problema y donde el crear un Compact Disc (CD) era la locura porque esos 700 Mb eran demasiado y la pequeña línea que se veía físicamente era de risa. Las memoria Flash eran regrabables, se podían formatear y reutilizar, pero difícilmente se lo damas al maestro, o eso nos dice la frase o dicho "Así se me han perdido muchas". En su momento 128 Mb costaban 150 pesos mexicanos lo que hoy en promedio cuesta una de 8 Gb.

Nota: Bit es la mínima medida de datos en una computadora. Byte (B) son 8 bits ordenados de manera binaria lo que se conoce o conocía como una palabra cuando estudiaba computación. Megabyte (Mb) son 1024 bytes. Un Gigabyte (Gb) son 1024 Megabytes. Hagan sus cuentas señores.

¿A qué voy con esto? ¿Es una experiencia o es una clase de computación? ¿Ya te aburrí? Quizá, pero retomo la pregunta: ¿Por qué no aprendemos esto desde niños?

Algo que ignoraba en el 2004, es la cantidad de información que a ciertas edades de nuestro desarrollo podemos adquirir, contener, procesar y reproducir. Esto último lo aprendí en Psicología, donde soy Licenciado. Entonces la pregunta ha cambiado: ¿A qué edad comenzar a aprender Linux? Y esa pregunta está rondando en mi cabeza y recuerdo que alguna vez ya la había visto en algunos portales de internet que hablan del tema.

Cuando me encontré con Linux, fue ya en mi etapa adulta, a los 18 años. Es cierto, aun es tiempo para adquirir saberes más rápido que ahora a mis 31 años, y es mucho más rápido y eficiente cuando somos niños. He visto a muchos que tuvieron la influencia de una computadora desde que eran pequeños y sabían programar cosas extraordinarias, por ejemplo: Aron Swartz. Y como él hay miles.

Ahora, yo he escuchado a muchas personas que si un niño sabe manejar una computadora, una tablet, un smartphone, un dispositivo electrónico incluso como los videojuegos, creemos que el niño está en contacto con la tecnología y aprenderá a desarrollarla. Es una tontería. Es como pensar que si uno duerme con un libro sobre la cabeza, al despertar sabrá todo su contenido. Es un pensamiento que alimenta el pensamiento consumista y no el educativo como muchos creen.

Ahorita estoy hablando de Linux, pero hay otras opciones qué aprender tan grande como sitios WEB en la internet. Entonces, dejemos de creer, de pensar que un niño o adulto, por saber utilizar una computadora es más que los demás; o pensar que el tener lo último en la tecnología nos hará más inteligentes, más productivos. No es así. Si quieres ser eso, entonces hay que comprender que además de los conocimientos comunes, específicos y/o especializados de nuestro vivir, es decir, desde el que sus acciones tienen límites cognitivos o conductales, hasta el que es un erudito mundial, debería comprender que, para proponer algo en nuestros días, que se está estableciendo en la realidad, debe de pasar por la realidad virtual como herramienta o simulación y será necesario investigar y aprender a usar las tecnologías que, al fin y al cabo son herramientas, para no permitir que los monopolios tecnológicos nos vendan soluciones a problemas que tenemos, o peor aun, problemas que no tenemos; de manera costosas, innecesarias y amenazantes para nosotros y para el planeta.

Con las computadoras somos... eso que necesitamos aprender, y no lo que necesitamos usar.

Deberíamos usar las computadoras sin presumir que lo sabemos usar, y utilizarlas para descubrir qué podemos hacer con ellas. Aprendiendo y compartiendo los errores y aciertos: Lo que estemos aprendiendo.

Es lo que pienso... ¿Tú qué piensas?

24 noviembre 2017

Experiencia con Linux

Hace muchos años, muchos, tuve mi primer contacto con una computadora con el sistema operativo Windows 95 y fue escribiendo algunos textos para ayudar a mi prima en su tarea y al ver que era muy lento escribiendo y no manejar de manera adecuada las sangrías, mi intento terminó siendo el que dictaba el texto de la libreta. Desde entonces las computadoras no serían mis aliadas.

Tenía como 10 años, más menos, y cuando entré a la secundaria una de las opciones para elegir taller, porque era Escuela Secundaria Técnica, era Computación, pero me quedé con las ganas porque los lugares eran para los de "mejor promedio" y para los que pagaran cierta cantidad que, bueno, la neta, no hubiera pagado. ¿Por qué? Porque eran máquinas con Windows 95, algunos con windows 98. Claro, para ese entonces eran máquinas muy buenas, pero, la neta, pues no: "me duele el codo".

Mi papás se enojaron porque no había lugar, pero no importó mucho, el taller que elegí me encantó: Electricidad. Aprendí mucho.

Casualmente en esa etapa de la secundaria, un par de años después llegaron de una escuela particular llamada Centro de Computación Profesional de México, aunque ahora es, según lo que investigué ya un instituto. Imagínense, yo fui allí a finales de 1999. Sí, llevo 18 años en contacto constante con las computadoras. Nota: No les estoy haciendo publicidad, si lo hiciera, dejaría el link, pero no.

El primer programa que utilicé fue paint. Mi primer bit en una pantalla fue una estrella mal hecha y que borré con algo que parecía ser un borrador en el programa, antes de aprender a utilizar la combinación de teclas Ctrl + z. Sí, para mí fue algo importante, porque quería aprender, quería.

Me sentía orgulloso de lo que sabía, hasta que me di cuenta que eso que aprendí, con el pasar de los años, cualquiera lo haría sin pagar. Hasta que alguien me dijo que el comprobar que lo sé hacer con un certificado, me hace diferente. No creo que sea eso posible, y menos cuando descubrí que había más programas que los que me enseñaron. Así era mi pensamiento hasta que entré a la Universidad a estudiar Ciencias de la Computación. Grave error.

¿Por qué error? Cuando me senté en el pupitre, la primera clase que tuve, matemáticas elementales, el maestro dijo que lo que aprendiéramos lo programaríamos en lenguaje C. ¿Y qué creen? ¡No sabía qué era C! Así que desde allí comencé mal. Después tuve mi primera maestra de programación y dijo que aprenderíamos C y C++. Preguntó quiénes sabían programar en esos lenguajes y algunos levantaron la mano. Mientras nos presentábamos comenzaron a decir que algunos sabían programar en BASIC, PASCAL, C, C++, y otras cosas que en su momento no sabía qué eran. Gran frustración que continuó hasta hace unas horas, porque nos dijeron que el sistema operativo que se utilizaba en la facultad era Linux. ¡No sabía de qué estaban hablando!

Ese mismo año tuvimos en la familia la primera computadora de la casa, de la familia. ¡La descopuse en el momento que quise instalar Linux Red-Hat! Descompuse el arrancador y posiblemente la BIOS.

Así que no tuve buena suerte con las computadoras desde entonces. La repararon en el lugar donde se compró. Hoy sé qué es GRUB, ahora que lo pienso, si pudiera regresar al pasado, lo resolvería fácilmente. Lo lamentable en ese entonces para mí, fue que todo era tan desconocido, que comencé a estresarme, hasta que comencé a tener ataques de pánico que se han repetido hasta ahora. De verdad, era como estar en un laberinto sin saber a dónde ir y qué hacer. Tuve que dejar de ir a la Facultad de Ciencias de la Computación.

Aprendí muchas cosas durante esos años en la universidad, desgraciadamente todo lo referente a Windows porque era lo que conocía. Aprendí a hacer muchas adecuaciones a su versión XP y creí lo tendría para siempre. Después salieron varias versiones hasta la más estable que fue el 7. Ahora me niego a usar el 8 y 8.1, y con mucho mayor razón el 10 por la manera que se debe de instalar y porque estamos a horas de que deje de ser gratuito.

En el 2013, gracias al servicio social. ¡Sí, regresé a la Universidad! Claro, ahora entré a la Facultad de Psicología. No pregunten por qué, y no hace falta, porque como decía el ahora todavía presidente de los Estados Unidos Mexicanos: Enrique Peña Nieto: "Yo sé que no aplauden"; en este caso sería: "Yo sé que no comentan". Como les decía, en el Servicio Social en Radio BUAP, siglas que pertenecen a la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla, invitación de la Facultad de Filosofía y Letras específicamente del Colegio de Filosofía, donde me encontré con un proyecto llamado TLCiudadana donde encontré a Marco Guitérrez quien utiliza para éste proyecto Linux. Sí, me encontré con mi peor pesadilla.

Fue tanto mi terror que pasaron poco más de tres años para comenzar intentos de mudarme a Linux, claro, después de 13 años. Hoy Linux es muy diferente, y en estos momentos, estoy escribiendo desde éste sistema operativo, por lo que termina un trauma que duró más de una década por huir de éste sistema el cual, hasta el momento, le estoy tomando confianza y probablemente le diga adiós a Windows, después de 18 años de comenzarlo a utilizar en forma.

Como es algo relativamente nuevo para mí, les compartiré de vez en cuando, aunque sea sólo una vez al año, lo que me cause sorpresa de linux. Pienso que la experiencia con Linux, será igual o mejor que Windows, a menos que algo pase y sea todo lo contrario.

10 noviembre 2017

Querer no es poder

Han pasado tantos temas por mi mente, tan buenos que se necesita publicar o hacer un video o simplemente hacer un enunciado y publicarlo en mi Twitter. Sin embargo, no lo hago por: mala memoria y/o por falta de ganas para desarrollarlo. ¿Si es sólo escribirlo, no? ¿Vienen los pretextos? ¿Será flojera?

Es complicado hablar hoy en día sobre por qué no se quiere hacer algo, porque comienzan las críticas y comparaciones, como si todo lo que uno saca por la boca, lápiz o lo que sea que permita emitir y trasmitir un mensaje: Suene a pretexto. ¿Será que la vida es simple y no lo veo así? ¿Será que en realidad el quejarme es malo? ¿Será que tiendo al fracaso por ello? No lo sé, pero hay días que no quiero hacer nada y no sé por qué.

La depresión es una explicación para ello, sin embargo no se le ha dado la importancia que debiera. ¿Por qué? Porque los intereses son efímeros y muy importantes por ser sustituibles. Si es algo que no durará mucho: ¿Por qué le doy tanta importancia? ¿Por qué deseo tenerlo? ¿La vida es desechable? ¿Debería ver así el mundo?

He escuchado a muchas personas, y estamos en una contradicción constante donde se busca lo inmediato pero que dure mucho tiempo, y si se abandona no pasa nada, pero si otro lo abandona comienza la crítica.

Hoy somos observadores y juzgar es una constante. ¿Qué está provocando esto? Sonará de nuevo a pretexto pero es por el entorno social en el que estamos.

Me recuerda a la ocasión donde una mujer que me quería convencer en leer la biblia. Dentro de uno de sus argumentos, el que llamó mi atención, es el peligro de extinción de la "Autoridad". La autoridad, para muchas personas, es un estatus que sigue siendo muy importante y que tiene muchas formas de verse, pero, la que más ha resaltado es la rebelión a la autoridad. ¿Para qué rebelarse a la autoridad? Porque cada vez la autoridad no lo es y ha caído en autoritarismo, ese que provoca movimiento y no del todo propositivo.

En el mundo, los que tienen poder ya no lo buscan, lo quieren mantener, y al no permitir que otras personas lo experimenten, tarde que temprano el otro buscará algo alternativo para llegar a eso que es tan valioso como el oro, como el diamante: el poder. 

Otra experiencia que me permitió ver cómo nuestra imaginación colectiva contaminada con el autoritarismo, da poder a alguien por un objeto, un discurso o vestimenta; y así como se le asignó ese poder, es fácil de quitar. Entonces ¿Por qué no hacemos eso simplemente y ya? No, porque alguien nos metió la idea de que, para quitarle el poder a alguien es quitárselo como si fuera un objeto, cuando en realidad proviene de una gran subjetividad; por lo tanto el querer quitarle eso al otro es lo más importante sin darse cuenta que el competir le da más poder en lugar de quitárselo. La competencia es una trampa.

La vida es fácil, pero la vida se toma muy en serio, y quienes defienden la vida fácil, lo hacen con una pasividad que al despertar aparece una gran agresividad contenida y los medios, al verle sin control, lo encaminan a donde se le quiere: "Luchar contra el poder". 

Si no se puede pasamos a la espada que mata lentamente que es el "querer", sinónimo de constancia, de ganas, de lucha, de disciplina, etc. entonces se arma la frase "querer es poder", y aquí nos encontramos con una construcción sencilla y compleja que hace a la persona entrar a una especie de hoyo negro, de remolino del que su intensidad nos acomoda en tres zonas básicas: a) Confort, b) Crisis y c) Muerte.

¿Donde está la felicidad? ¿Dónde está la tranquilidad? ¿Donde está el bienestar? Cuando uno las menciona, los demás atacan y quieren tomarte para sacarte de alguna de esas zonas hasta que les dices que no.

Una de las más mencionadas es la zona de confort y todos quieren sacarte de allí tras un gran diagnóstico y la cura por excelencia: "Sal de tu zona de Confort" y mágicamente la situación "debería" de cambiar.

Cuando estás en crisis te dicen que es sinónimo de cambio y que te beneficia a pesar de las dificultades y que pasará. Todos te animan para aceptar la situación en la que te encuentras, no aportan herramientas, echan muchas porras. Se agradecen, pero no hacen falta porque te recuerdan lo que haces y el escucharlo tantas veces, se interpreta como si lo hecho no fuera suficiente.

Cuando hablamos de la muerte, los demás intentan arrastrarte en una zona de confort de la cual no estarán de acuerdo pronto. La queja constante suele ser etiquetada como una conducta de víctima, provocando aislamiento de la persona en un estado complicado y de los demás al darse por vencidos o no querer contaminarse de lo que le pase al otro como si fuera una enfermedad, una bacteria, un virus; sumando que la vida te tiene ocupado, y regresarás cuando la persona encuentre la solución o para despedirte tras su muerte.

La muerte amenaza, causa crisis y es buen síntoma porque se acerca el cambio pronto y la historia es un remolino con caminos de laberinto del que no sabes cuándo va a parar o terminar. En realidad sí: Cuando ese problema muera o la persona decida hacer algo similar cognitiva, emocional o físicamente.

Afortunados los que salen de ese remolino y para ello hay que perder el miedo de soltarlo y descubrir a dónde te lanzará. Ese "Dónde" que no sabes si morirás o vivirás tras el golpe, fracturas, raspones, etc. y tengas que aprender a sobrevivir a un nuevo mundo con personas y pensamientos distintos; y aprender lo suficiente antes del próximo remolino.

Lo difícil es lo de menos. Lo de menos es que sea difícil. Querer no es poder porque a veces no se tienen  las herramientas para hacerlo, y aunque se tengan, a veces no se quiere utilizarlas para poder, porque el poder causa mucho daño.

Caemos entonces a lo básico: decisiones.

Las primeras decisiones caen en quién hacer caso y a quién no entre los que se incluye a las personas que nos rodean y las personas que tenemos en nuestra mente. Si logramos identificarlas, estamos del otro lado, si no, seguiremos en el remolino hasta que la realidad contradiga a una de esas personas y decidamos qué hacer y a dónde ir, decidiendo o por resbalar nuestra mano con el que nos aferramos al problema, accidentalemten.

Querer no es poder.

Es lo que pienso... ¿Tú qué piensas?

08 noviembre 2017

Ha comenzado la navidad

Para los que somos mexicanos, hace algunos ayeres, la navidad comenzaba a partir del 13 de diciembre porque la Virgen de Guadalupe era un gran símbolo que eclipsaba los 24 o 25 del mes, el último de cada año. ¿Por qué vemos desde noviembre adornos navideños? ¿En México es más importante la navidad que otros festejos? ¿Qué es lo que motiva el celebrar la navidad que se ha ampliado el ambiente en tiempo y forma?

Cabe aclarar que, aunque fui criado en un ambiente "Guadalupano" y me enseñaron a tenerle "fe", no quiero que se sobrentienda que mi reflexión vaya alrededor del tema religioso, porque es un tema del que no me gusta escribir porque termino haciendo crítica a la religión y si lo hago de la Virgen de Guadalupe irremediablemente lo haré con la navidad.

El objetivo de mi reflexión es sobre la importancia del 25 de diciembre en la que, principalmente los empresarios y/o comerciantes, dan tal énfasis, que símbolos otros símbolos, aparentemente inamovibles lo son. ¿Cuál será la causa? ¿Hay un sentimiento que motive el querer ampliar la exposición de adornos navideños? ¿Será una necesidad de mercado en tiempos de crisis?

Algo que me causa mucho ruido, es notar cómo la geografía está visualizada en jerarquía y estereotipos. Pareciera que navidad es sólo para unos cuántos, tomando en cuenta que pocos son los que tienen acceso a la experiencia, servicios u objetos altos en valor monetario, sumando que se nos vende que el estar en un ambiente nevado, es el ideal para éstas fechas cuando no soportamos un frío promedio de 4 grados centígrados.

Escuché en la radio, un conductor cuyo nombre no quiero acordarme, el estudio de alguien quien nunca mencionó, que el invierno, por las bajas temperaturas, por la disminución de luz en otoño e invierno, la tristeza y en algunos casos nostalgia, causan que la época sea ideal para compensar esa sensación con actividades, experiencias u objetos que nos hagan sentir lo contrario a la tristeza o la nostalgia, aunque sea de manera momentánea y por ello la importancia de las luces, las reuniones familiares, la pausa en el trabajo y los regalos.

¿Por qué necesitamos compensar? ¿Si otros mamíferos necesitan invernar, por qué nosotros no? ¿Qué pasa con aquellos que viven en el Ecuador o Hemisferio Sur del planeta? Nos hemos convencido a partir de los pensamientos de otros cómo debe ser la realidad y los cuales producen problemas y perpetuamos; ignorando una identidad la cual es destruida por pensar que su fundamento es subjetivo, sin fundamento o no científico. Por cierto, ciencia que con el tiempo es más dogmática que la religión.

El anterior párrafo es muy enredado, lo sé porque lo releí, sin embargo, el día de muertos que acabamos de festejar, debería ser perpetuado y no ignorado como muchos lo hacemos porque muy en el fondo el mensaje es aprovechar ésta realidad a la cual llamamos vida para ser recordados por un tiempo razonable a pesar de la muerte y sigamos vivos.

Los teóricos, los artistas, todos queremos ser recordados por el mayor tiempo posible y que al ser recordados sea por aquellas cosas que hagan sentir al que recuerda admiración,  orgullo, afecto de su pasado. Entonces: ¿Por qué sentirnos insignificantes en este mundo? ¿Por qué éste mundo tiene que ser pequeño? ¿De verdad no somos nada? ¿Vivir por vivir es la solución a nuestros problemas existenciales?

Uno de los errores que tenemos, es confundir mundo con planeta. Mundo - Planeta son cosas distintas. El planeta es nuestra casa pero el mundo nuestra imaginación y esa imaginación es la que marca el qué hacer o no. Cuando pensamos que el planeta y el mundo son lo mismo, el mundo se convierte en sólo un objeto y al verlo como objeto se utilizará hasta desaparecerlo negando su extinción hasta desaparecer con él.

¿La naturaleza no es importante? ¿El planeta se respetaba cuando era visto como un mundo? ¿El mundo atenta contra el planeta? El problema radica en imponer la propia creación del un mundo a otros creadores de un mundo, el cual muchas veces es distinto y el cual comparamos, descalificamos y buscamos la manera de sustituir, en lugar de buscar su fusión, deformación y transformación. Lamentablemente eso no sucede ni sucederá porque hay intereses de por medio.

Si se multiplicara en lugar de dividir, éste mundo sería mejor gracias a la apertura subjetiva de nuestro pensamiento y no pagar el alto costo de la certidumbre con la visión objetiva en la actualidad.

Ésta fecha navideña, donde se observa comparación, reproches, reclamos, disculpas o perdones condicionados, tratos, acuerdos, decretos, entre muchas cosas que se usan para compensar nuestra ignorancia de vivir y señalar la ignorancia del saber.

"Divide y vencerás". El día de muertos debería durar en acción y sentimiento complementándolo sin excluir o violentar actividades alternativas, donde podamos aprender que la subjetividad de un abrazo es más importante que la objetividad de un regalo.

¿No se entiende lo que digo? Sólo busca cómo fue el proceso de evangelización en México y te darás cuenta a qué me refiero.

Es lo que pienso... ¿Tú qué piensas?

05 noviembre 2017

Quien no corresponda

Para: Quien no corresponda

De: Reincidente

¡Cómo ha pasado el tiempo! ¿Recuerdas cuando platicábamos? ¿Recuerdas las ocasiones donde no había tema y salía uno de la nada? ¿Recuerdas? Quizá no pero yo sí. Eran tiempos tan distintos, y no me refiero a la época, sino la velocidad con que el sol recorría su trayecto como si quisiera recobrar nuestra atención o por lo menos la mía. Aquellos tiempos fugaces siguen siendo tan importantes, para mí, y tras convencerme que aquello era un sueño hasta que acepté fue real y que no por revivirlo regresarías, me atrevo a escribirte esta carta.

La última vez que nos vimos, fue la más triste de todas mis noches. Por primera vez sentí eso que no sé qué es, pero me hizo pensar que nunca jamás en la vida te volvería a ver. En lugar de aceptarlo comencé un juego, ese que se llama "Esperanza" aunque yo le llamé "Venganza". 

Venganza tuya por no querer saber de mí y darme cuenta de mi culpa y justificarte y odiarte e idealizarte y creer que aun te quería cuando sentía odio, ese odio que me enojaba y me hacía molestar contigo lo que me hacía querer buscarte y sin encontrarte no tener más remedio que agredirme hasta que alguien se apiadaba de mí al escuchar mis reproches ignorando su cariño, haciéndole daño al recordarte.

Al ver que la historia se repetía porque se alejaban y al buscar que alguien me salvara de ese dolor, ese distractor que no duraba mucho al darse cuenta la otra, me dejaban solo y seguía culpándote por ser el fantasma, ese que sin estar allí no me permite aun encontrar un cariño que ignoraba por tu culpa, culpa que me hace sentir y necesito compensar a tal grado de querer complacer en todo y saber después que se aprovechaban de mí, como seguramente tú lo hiciste, porque ya habías tomado una decisión y no me daba cuenta, mejor dicho, no me quería dar cuenta.

No me quería dar cuenta que te imaginé, te imaginé desde el principio, te imaginé y veía muchas cosas que no tenías y si las tenías las amplificaba sin saber que eso que creí tenías era lo que necesitaba y al tenerlas tenías la obligación de estar a mi lado para ser feliz, felices los dos como decían las canciones, canciones aquellas que buscaba y te regalaba y nunca escuchabas porque no eran de tu gusto, porque nunca fue de tu gusto, como nunca lo fui y no me decías hasta que te preguntaba y respondías que estaba loco, y sí, te decía que estaba loco de amor por ti y no lo entendías y no lo reconocías que el querer estar junto a ti era mi manera de demostrarlo y esperaba solo un poco de reciprocidad cuando eras mi mundo y esperaba ser yo el tuyo pero no lo valorabas y ahora es más que evidente que nunca lo fui porque te has ido.

Siento miedo como el que veía en tus ojos en las últimas ocasiones que te buscaba en la escuela o en el trabajo y te rogaba hasta el autobus, hasta tu casa, hasta en la llamada al celular hasta que se apagaba, se apagaba la luz de tu cuarto, se apagaba mi alma y caminaba hasta mi casa con un dolor profundo que no puedo describir y que no entenderías a menos que lo vivas, por lo que te deseo, lo hagas para que me entiendas y entonces regreses y me des la razón y regreses para entenderme, comprenderme, quererme y no para que me digas egoísta cuando sabes no es cierto porque lo que hago es por y para ti todo el tiempo y no comprendo cómo es que no lo puedes ver, no lo puedes sentir como yo que he sacrificado tanto por ti.

Un día me dijiste: "Ponte en mi lugar" y te respondía que primero te pusieras en el mío pero cómo lo iba a hacer si tú no lo hacías antes lo que me decía que querías buscar ventaja de ello y ¿Crees que soy tonto? Ya me lo habían hecho y no me voy a dejar porque no creas que lo que he aprendido no lo voy a utilizar. Si piensas que soy un tonto quiero que sepas que no es cierto, nunca lograste tu cometido y ahora me doy cuenta que me salvé de ti y ahora que seguramente tienes a alguien más y que seguramente me comparas, te diré que espero te vaya igual o peor que a mí para que te acuerdes de tus equivocaciones y me busques, aunque quizá, para entonces sea demasiado tarde.

Me despido y espero con los años sepas y aprendas con tus errores lo que hiciste, me hiciste.

Atte: Reincidente

-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-o-

Hola. Se que al leer las primeras líneas y darte cuenta que fue la carta que me mandaste, busques mi respuesta en alguna parte. Antes de que leas mi respuesta que inicia en estas líneas, te invito leas lo anterior y te digas si eres tú. Si lo niegas, aunque leas el resto de la carta, no tendrá sentido. Si te das cuenta que eres tú, quizá haya esa esperanza que yo tenía, pero no comparto en nada con lo que describe tu esperanza.

Así que antes de leer el siguiente párrafo te invito a que leas tu carta la cual cambié tu nombre a reincidente porque se han perdido últimamente muchas cartas y si cae en manos equivocadas no sepa quién eres.

¿Leíste la carta? ¿Qué piensas? ¿Te has dado cuenta de algo? Si quieres mandar tu respuesta, algún día la leeré pero te aviso que no habrá respuesta. Lo siguiente serán mis últimas palabras.

Sabes que fuimos amigos y eres, hasta donde te conocía, una gran persona. En ese entonces éramos muy jóvenes y cuando te conocí pensé que algún día me gustaría ser más que tu amistad pero, bueno, lo que pasamos me desmotivó al grado de tenerte miedo.

Primero, la carta la dejaste en al casa de mis papás. Ellos han muerto y esa casa se quedó para mí. No me busques allí porque no vivo más en ese lugar. Visito la casa para darle mantenimiento y tu carta la estoy respondiendo hasta ahora porque la primera vez que la leí, no sabía qué responderte. La guarde en un cajón de un mueble del que algún día fue mi cuarto, cuarto que tiene un poco de nuestra historia. ¿Lo recuerdas? ¿Sí? Éramos felices.

Cuando la leí, lloré. Lloré porque creí que te hice daño. En ese instante iba a buscarte pero algo me decía que no lo hiciera, algo, esa vocesita que venía desde mi cabeza e ignoraba pero en ese entonces hice caso. Me arrepentí por un tiempo, hasta que nos reencontramos y me comenzaste a agredir. Ya recuerdo porque la puse en un cajón.

De eso han pasado 25 años. ¿Muchos años verdad? Cuando vine a escombrar la casa, muy sucia por cierto porque mis papás murieron el año siguiente que me escribiste tu carta. ¿Recuerdas el día del reencuentro? Quería que me acompañaras al entierro de mis padres, pero sólo recibí reclamos y mi tristeza la interpretaste como arrepentimiento y no me perdonaste, cuando no tenía culpa y cuando más te necesitaba.

Fueron años difíciles. Desde entonces mis tíos me sacaron de aquí porque lloraba todo tiempo, no aceptaba la partida de mis papás y pensé por un instante que era el karma por el mal que te hice. Me sentía con tanta soledad que quise matarme. ¿Supiste algo? ¡Salió en las noticias! Pensé que sí, pero no apareciste. Me fui de aquí aun pensando que fui la culpable de todo lo que me estaba pasando.

Llegué a la casa de mis tíos y muchas cosas comenzaron a cambiar. Allí, en la universidad, esa a la que no iba a ir por tus celos, encontré al padre de mis hijas, tuve 3 y son los seres más hermosos del mundo. No aceptaba que tuviera tanta fortuna después del daño que creí había hecho. Así que mi matrimonio fracasó pero no nos divorciamos, simplemente la vida de nuevo se las cobró y mi esposo y mis tres hijas murieron en un accidente y fui la única que sobrevivió y estoy escribiéndote esta carta para que te enteres. Creo que ahora te entiendo y tenías razón.

No lo sabes, pero después del accidente, fueron 5 años de sufrimiento. En esos momentos regresé a la casa de mis tíos que no había disfrutado porque apenas entré a la universidad me casé y me fui a vivir con el papá de mis hijas. Al regresar mis tíos estaban muy enfermos, los cuidé en estos últimos años. Sus hijos vendieron la casa de mis tíos así que tuve que buscar un trabajo, difícil de encontrar por cierto a mis 43 años, pero encontré uno con paga suficiente para rentar un cuarto y volver a empezar.

Acabo de regresar a la casa de mis papás, aun no para vivir, quizá la rente para tener un poco de ingreso. En la limpieza me encontré con tu carta. ¿Sabes? ¿Con el paso de los años las palabras suenan y se siente diferentes? Leí tu carta 25 años después y, sabes, no sentí culpa, al contrario, me sentí tranquila porque, después de tantas pérdidas veo las cosas muy diferentes. Ahora entiendo muchas otras cosas que, cuando éramos más jóvenes, no pasaban por mi mente y todo lo que me deseas, hoy, te lo agradezco porque de no haberlas vivido no entendería muchas cosas, una de ellas, es a ti y hoy me siento más feliz por haberme alejado de ti.

No tenía planeado escribirte esta carta, pero fui a donde recuerdo vivías pero la casa estaba en ruinas. Pregunté con la de la tienda de la esquina que me reconoció de inmediato, era una amiga en común de la preparatoria. Después de saludarnos y platicar un rato, me dijo: "Ya sé a quien vienes a buscar". Le respondí que sí y me dio una dirección. Al leerla supe que tenía que escribirte esto.

Cuando lo leas espero te des cuenta que siempre te quise, pero por lo que me contaron, nunca cambiaste, seguiste siendo violento y eso hizo que te tenga que visitar en este lugar, un cementerio, donde te pido no me busques, vete, te pido disculpas y si en este momento hicieras lo mismo, te disculpo para que puedas descansar en paz como lo estoy haciendo aun en vida ahora que regreso a casa y comienzo de nuevo, una nueva vida al saber que nunca tuve la culpa.

Atte: Quien no corresponda.

04 noviembre 2017

¿La magia es real, sólo en México?

Antes de comenzar la reflexión, como todas las anteriores las cuales van cada vez de mal en peor; me gustaría comentarles que casi llega el blog a 15,000 vistas lo que me da mucho gusto (imagínense un mariachi tocando, cohetes y chiflidos de fondo). Sin embargo, como es mi costumbre, pregunto: ¿Cuántas de esas visitas son reales?

Uno de mis problemas al momento de escribir o de hablar, es ser políticamente correcto, prudente, conciliador, persuasivo y cantinfleador. En resumen: ¡No me gusta meterme en broncas! Aun así, es agradable para mí escribir, opinar y por ello la creación de éste blog que su fin es escribir por escribir. Claro, intento escribir cosas que haga pensar, y eso es aburrido. Entonces ¿Son reales los números de visitas?

Yo pienso que sí, por una razón: ¡No opinan! 

Lo que me he dado cuenta después de 10 años en estar en contacto directo con contenidos en internet, me ha permitido concluir que son reales porque la apatía de la sociedad por opinar es una constante (opinar no es lo mismo que criticar).

Quienes no opinan en un blog, por lo general son sabios en potencia porque sus pensamientos pueden ser desarrollados en algo más que un comentario. Cuando alguien desarrolla su comentario en un tema, es la base esencial de las redes sociales porque esa respuesta se convierte en una cadena la cual no se puede parar. Entonces: ¿Por qué no se ha logrado ese resultado "viral" de mi blog? ¿Mis reflexiones son malas? ¿Debería dedicarme a otra cosa? ¿Para qué preguntar si nadie responde?

Escribir es un privilegio. El dar a conocer las ideas de esta manera, con la suma de los videos en la actualidad, son una forma extraordinaria para dejar un mensaje y pueda ser encontrado por otras personas en la internet, a menos que sea destruido como los libros en la antigüedad.

Si lo que se escribe es relevante o no, pienso, no es algo en qué gastar nuestra percepción (crítica), si no aprovechar la oportunidad para imaginar la visión, postura, ideología, creencias, carencias, ignorancia, y muchas más cosas de quien escribe. ¡Sobre todo cuando lees lo que escribiste después de muchos años!

Ayer fue cumpleaños de mi sobrina y descubrí algo interesante: Los recuerdos son a partir de imágenes, esas imágenes son responsables de nuestros recuerdos y esos recuerdos, distorsionados con el tiempo, son los que van construyendo la realidad, la propia realidad y la escritura es algo similar porque permite que esa imagen quede para los que tengan la oportunidad de leerla, de imaginarla, de intentar vivir la experiencia y desarrollar eso que tanto nos hace falta: Empatía.

Seguramente con ésta publicación logrará el blog pasar de las 15,000 visitas. ¿Qué tiene que ver el tema con el título? ¿La magia es real sólo en México? Iba a comentar lo que está pasando con la corrupción en México, pero creo hay cosas más importantes que ello. ¿Cómo? ¿Están saqueando al país y no vas a decir nada? ¿Esto es indiferencia?

La realidad, como dije, es la suma de imágenes, y eso es lo que construye parte de la realidad. Los gobiernos piensan que por dar una imagen en automático el resto debe tomarlo como real, como verdadero, como oficial y piensan que esas imágenes constantes harán que, quienes las vean, con la sobre exposición esa supuesta realidad se materialice. Por lo tanto, aunque haya pruebas externas de que han cometido algo indebido, creen que por el hecho de decir que "No es cierto" en repetidas ocasiones, eso por arte de magia será realidad con el tiempo. Me recuerda a la navidad o el 6 de enero, hasta que descubres por qué nunca tendrás el juguete que siempre pediste. Crecer duele, lo sé.

Creo que nadie les ha avisado que la televisión, que era la máquina "apendejadora", instrumento con el que lo lograban: ¡Ya no existe! 

¿La magia ya no existe? ¿Qué pasó? Simplemente que hay nuevos trucos y uno de ellos es: vivir y compartirlo en internet entre muchas cosas más.

Muchos piensan que los smartphone´s están sacándonos de la realidad para llevarnos a un mundo alterno, virtual, irreal. No estoy de acuerdo. Ese distractor está construyendo una realidad que ya compartíamos desde niños: nuestra imaginación. Y cada vez hay más personas en redes sociales, que comparte eso que antes era para un grupo de personas muy pequeños y hoy es diferente, se ha ampliado y muchos más quieren hacerlo, por moda o por  pertenecer a ese grupo, pero el hacer cosas, escribir cosas, dibujar cosas, crear imágenes de su realidad y con el tiempo permitirá encontrar a quienes tengan algo en común, complementen esa imagen y entonces esa atención que los autoritarios han buscado por siglos tener, se dispersa y al perder el control, los privilegiados se saben amenazados y saben que pronto perderán el poder y buscarán de manera violenta rescatar lo que puedan antes de pagar sus consecuencias: ¿Recuerdas a tu novia o novio rogón-manipulador-acosador?. 

Por la razón anterior, no he dejado morir éste blog, porque aun pienso que en éste mundo de las redes, habrá alguien que se identifique con éste humilde escritor, computólogo semipasante, comunicólogo frustrado, técnico electricista, técnico analista programador y Licenciado en Psicología.

La magia existe y uno decide por cuál ir. Muchos prefieren la magia blanca por seguridad, otros la magia negra por interés. En la magia blanca buscan defender lo que funciona y sin mucho sacrificio; la magia negra crea métodos en donde las consecuencias siempre son sacrificios. El resto de las magias son ignoradas: Esas son las que deberíamos descubrir. La magia es real. ¿Sólo en México? Espero que no.

Es lo que pienso... ¿Tú qué piensas?

03 noviembre 2017

¿La realidad nos alcanza?

Ya no he escrito porque me enfermé en estos días. ¿El escribir se puede interrumpir por sentirme mal? ¿Qué esfuerzo requiere darle golpes a un teclado? ¿Otro pretexto? Sí, Sí y espero que no porque me daría coraje.

El detalle es que, cuando me siento mal, no quiero escribir y menos grabar, porque se supone que hablaría de los temas después de haberlos escrito o por lo menos eso dije en el video que publiqué antes de éste texto que seguramente nadie vio. ¿Qué pasaría si no me sintiera mal? ¿Habrá algún día donde no me sienta mal? Es probable y eso depende de la mecánica, ingeniería y la electrónica. ¿A qué me refiero? A la robótica. Sin embargo, algo aun más complejo es la Inteligencia Artificial.

La inteligencia artificial era, hace unos 10 o 15 años, un avance que nos permitía imaginar la posibilidad de encontrar algo que representara un reto al cual vencer porque los que estudiábamos algo sobre programación en aquel entonces, y probablemente en la actualidad ya como chavorucos, los videojuegos eran un exponente básico al hablar sobre inteligencia artificial, aunque al pasar los años nos dimos cuenta que era muy limitada esa visión a tal punto que la tecnología se ha tenido que desarrollar para que los videojuegos sean online porque el reto entre personas es mucho más satisfactorio que jugar contra la "máquina", es decir, la computadora.

Sin embargo, algunos se lo tomaron en serio y comenzaron a buscar la construcción de una inteligencia artificial multidisciplinaria, y hoy se ven los resultados al alcance de nuestras manos, literal. Aun así nos dimos cuenta que esas máquinas eran más unos sirvientes que un reto real a la inteligencia humana porque esa supuesta inteligencia artificial era sólo un receptor de información y emisión de un resultado. Sí, así de simple es. ¿Los humanos reaccionamos igual no? ¿Ante una acción hay una reacción? ¿Acaso somos más complejos que eso? Sí, porque nuestras decisiones no corresponden sólo a la lógica, sino a otros factores que las máquinas, afortunadamente, aun no se les ha adaptado. ¿O sí?

Los sensores son una herramienta que ha permitido la obtención de información para medir y procesar y adaptarse con sorprendente dinámica a nuestras necesidades, o eso es lo que se creía cuando en realidad nosotros somos los que tenemos que adaptarnos a la máquina. Es así que las máquinas hoy en día tienen la posibilidad de simular una interacción básica, gracias a esos sensores que tienen la función de simular la percepción de un ser vivo con el objetivo de ser igual o mejor que la humana. 

¿Eso será posible? Parece que sí o eso parece con la nota que leí y eso me hizo preguntar ¿Los robots androides son un hecho? ¿Es posible que la inteligencia artificial sea tan compleja como la humana? Parece que sí al punto de ser capaz de amenazar a la humanidad y ser aceptada, al parecer, subestimando lo dicho por la máquina o al caer en la lógica de, si se le hace parte de la humanidad, no se autodestruya, autodestrucción que hace el humano ¿No?.

¿Fue lo correcto el darle el título de ciudadano a una máquina? ¿Estoy exagerando al cuestionar el hecho? ¿Debería de dejar de leer ciencia ficción?

Es imposible saberlo hasta que sea un hecho, sin embargo, el aceptar una amenaza, aunque ésta sea con cariño, es violencia, y si no tenemos la capacidad de poner un alto a éste hecho, la violencia irremediablemente crecerá. ¡Sí! La prueba está en la propia humanidad. Deberíamos comenzar a cambiar nosotros para enseñarle al robot lo necesario para convivir y no para subsistir, porque si algún día la inteligencia artificial logra desarrollar un razonamiento propio: ¿De dónde creen que evaluará preposiciones? La realidad nos alcanza. Quizá nos superó.

Es lo que pienso... ¿Tú qué piensas?

Te dejo la noticia que me inspiró a escribir la anterior reflexión.

http://aristeguinoticias.com/2610/kiosko/otorgan-ciudadania-a-robot-que-amenazo-con-destruir-a-los-humanos-nota-y-videos/

No me había dado cuenta

Algo que me llama mucho la atención, es que hoy todos somos jueces, es decir, que todos tenemos voz y voto de cualquier tema. Claro, eso es...