22 marzo 2018

Después de la Gripa

En los últimos días me he dado cuenta que no me había enfermado de gripa desde hace muchos meses. Además, no me he vacunado nunca de Influenza. A pesar de que en el 2009 comenzó el brote en México durante el segundo tercio del año. Recuerdo que recomendaban uno se vacunara y con mayor insistencia a finales de ese mismo año, pero no lo hice. Eso me preocupa aunque no lo crean.

Me pregunté en estos días. ¿Será que es peligroso el no vacunarme? ¿Qué pasará si no me pongo la vacuna? ¿Por qué desde hace un año y unos meses no me enfermaba? Me hice más preguntas, pero no hace falta escribirlas, y la respuesta para todas ellas fue: Sigo vivo, eso ya es ganancia.

A veces no nos damos cuenta que en estos tiempos, el vivir, ya es ganancia. La plusvalía es tan subjetiva que poco a poco la referencia ya no es ni siquiera la tranquilidad, una buena salud, un sentimiento de justicia, de autorealización. Aun así, muchos siguen luchando por encontrarle, por conseguirle, por alcanzarle. Viviendo en un ideal y fuera de la realidad, algo parecido a lo que se siente con la gripa, sí, es una tontería lo que digo, sin embargo, si lo vemos detelladamente, con diferentes síntomas, las consecuencias son las mismas: Aislarse por un periodo de tiempo corto de la realidad para permitir que el cuerpo se recupere, sólo que en la actualidad, los antibióticos y analgésicos nos permiten seguir con la vida, disminuyendo los síntomas, disminuyendo el dolor al grado de no darse cuenta de que ha pasado la gripa y seguir con analgésicos para dejar de sentir y seguir viviendo, eso que se supone ya es ganancia.

¿Qué analgésicos tenemos en la vida para continuar? ¿Continuar para qué? ¿Continuar para quién? Los jóvenes de hace 60 años veían el para qué o para quién con incertidumbre ya que estaban viviendo la primera guerra mundial. La globalización no era como hoy en día, pero de forma indirecta afectaba positiva o negativamente, al punto de creer que durante las crisis, nacía más de una oportunidad para cambiar. Los jóvenes de hace 40 años venían saliendo de una segunda guerra mundial y los ideales tenían una gran fuerza. La información era lenta, lo suficiente para conocer y no sólo saber, y eso permitía a muchos actuar, aunque su vida dependiera de ello. Los jóvenes de hace 30 años se dieron cuenta que los ideales eran un mecanismo importante el cual tenían que aterrizar y se pensó que todo mejoraría con la educación, pero no se dieron cuenta que lo que defendían era un simple adiestramiento. Con los jóvenes de hace 20 años que hoy algunos ya son abuelos, se unieron a los jóvenes de hace 30 años para ser responsables y vivir hasta por los nietos, y algunos otros simplemente se fueron por lo fácil, y no discrimino clases sociales, aquí en cada nivel optaron por ir en el camino ético y otros por el corrupto. Los jóvenes que fuimos hace 10 años, veíamos cómo ese pensamiento era una mentira y tuvimos que aprender, como pudiéramos, a adaptarnos a la estructura que muchas veces era diferente a la tecnología que nos permitió darnos cuenta de muchas mentiras a la par que los jóvenes de hace 20 años y algunos de hace 30 años que hoy luchan por cambiar mucho de lo que creían. Los jóvenes de hoy no saben dónde están con tanta desinformación además se encuentran con una estructura a punto de caer, la cual saben deberían defender, quizá lo hagan a pesar de saber que eso pronto caerá, y es probable que nada cambie, porque a pesar de saber que no funciona, la comodidad es el motivante, aunque yo le llamo espejismo de la realidad, escuchándolos como todos unos grandes conservadores.

Aun así, todos tienen algo en común: Vivir por vivir, porque esa es la plusvalía, y los medios electrónicos llegan a distraernos de nuevo, y la estructura, esa que está a punto de colapsar, selecciona a unos cuantos para ser la zanahoria y sean el modelo a seguir, aunque la mayoría no tenga acceso a ello nunca. Y todas las generaciones al final, somos como las pulgas de un gran burro, que observamos que va tras una zanahoria rumbo a un barranco, pero no nos atrevemos a saltar por miedo a morir, eso que es contrario a vivir, eso que es la ganancia de hoy, vivir, la plusvalía.

13 marzo 2018

Dependemos tanto

Hace unos días venía trabajando muy bien con Linux. Había encontrado ya los sistemas con los que trabajaría, desgraciadamente, cuando todo andaba de maravilla, me di cuenta que algo andaba mal, y eso explicaba muchas cosas que sucedieron antes y que echaba la culpa al sistema operativo, cuando en realidad era un problema físico, en este caso, el disco duro.

Eso me hizo pensar. ¿Qué tanto dependemos? ¿Cómo nos confiamos con lo superficial e ignoramos lo profundo?

Me gustaría utilizar el fallo del disco duro, como una analogía. Tengo meses sin hacer reflexiones sobre la vida con cosas de lo cotidiano. Así que tomaremos esto y reflexionemos.

A veces, cuando las cosas van bien, comenzamos a hacer otras con plena confianza de que todo lo hecho antes dará las bases necesarias para que, lo que pongamos encima, no se mueva, no se modifique, porque uno confía en los cimientos. Desgraciadamente, eso que tanto nos han dicho que ha funcionado en edificios, en construcciones monumentales, entre otros ejemplos que hemos leído o escuchado para comprender lo que tenemos que hacer con nuestra vida, me doy cuenta de nuevo, no funciona del todo, porque hay un pequeño detalle: Esas bases nunca se terminan de construir.

Dependemos de muchas cosas para ser lo que somos, y si destruimos algo, no podemos dejarlo a la deriva porque otras muchas dejarán de funcionar. Si en verdad queremos que algo deje de funcionar y al propósito destruimos algo del cimiento, tenemos que estas conscientes antes, de las consecuencias para que sepamos qué hacer para contener su destrucción inminente y rescatar o dejar ir lo que éste desastre haya ocasionado.

Es importante conocernos y saber que tenemos una especie de respaldo de aquello que es importante. Ahora que se descompuso un disco duro se que no hay mucho problema porque tengo lo importante en otro y lo que se perdió tenía respaldo o he tenido que aceptar que se perderá. A veces se tiene que hacer eso y muchos, me incluyo, no queremos dejar ir, no queremos tirar a sabiendas que eso puede hacernos daño si se queda.

Quizá para muchos este ejemplo no tenga sentido, pero si lo trasladamos a un gobierno, donde tuviera la función muy parecida a un disco duro, a veces sabemos que falla, pero por miedo a que se instale uno nuevo, tendríamos que comenzar, y la apatía, la ignorancia, la dependencia hoy llamada institución, parece que son intocables, pero no, claro, si lo vemos como un disco duro que tarde que temprano hay que cambiar para continuar.

06 marzo 2018

Contento con Linux

Según yo, les daría tips sobre Linux. Pensé que lo que aprendería se los compartiría, pero en el momento en el que aprendía algo, eso que había aprendido cambiaba de inmediato. ¿Es difícil Linux entonces? No, sólo que cada uno tienen computadoras diferentes y necesidades distintas, por lo tanto, eso hace que no se puedan dar tips generales como yo quería. Aun así, esa desventaja, en realidad, es una ventaja, porque hay de todo para todos, pero estamos acostumbrados a Windows o Macintosh, donde con un sólo sistema operativo intentan que cualquier usuario esté contento.

Me di cuenta que, así como hay diversos sistemas operativos, es importante tener varias opciones en nuestra máquina, aunque lo ideal es tener varias máquinas con los sistemas operativos que necesitamos. No porque sea malo compartir instalaciones en mismo disco, porque en mi caso tengo tres sistemas operativos, dos de ellos Linux, pero pienso que el destinar una máquina y espacio en disco a un sólo sistema, sería perfecto, pero no tengo el dinero para darme esos lujos.

La alternativa que me encontré, es que Linux puede trabajar desde un CD o DVD o USB arrancable, lo que permite trabajar sin necesidad de ocupar el disco. Lo que he querido intentar es instalar en una USB todo un sistema operativo linux y ver cómo funciona, si lo hago les platicaré.

Lo importante es, que ya encontré, hasta el momento, mis tres sistemas de cabecera hablando de Linux:

El Primero es Artfulpup Puppy Linux. Para mí es excelente y el que me ha rescatado de muchos problemas. Lo tengo instalado en una mini laptop y funciona de maravilla. También lo tengo en mi computadora principal y trabaja muy bien. Parece que pronto Ubuntu dejará Xenial para pasar a Artful y creo que sería una excelente idea. Muy recomendable. Aquí el link donde puede encontrar estas y otras distribuciones Puppy: http://distro.ibiblio.org/puppylinux/

El segundo que me encantó, porque es una distribución dedicada a radio por internet llamada Eterticsv8 la cual está basada en una Devuan Jessy, y aunque un poco pesada, es decir, necesitas una cantidad mínima de 4 Gb en RAM y un procesador arriba de los 2 Ghz, es muy buena para los que queremos incursionar en la radio, radio comunitarias, radios libres. Te dejo el link para que lo conozcas: https://gnuetertics.org/

El último que instalé, y que me adapté es Ubuntu 16.04.4 LTS porque me permitió instalar programas que en otras distribuciones no me permitía, y si lo hacía, no funcionaban del todo bien. Una de sus desventajas es, a comparación de otras distribuciones Linux, es su gran peso. Aun así, creo que, hasta el momento compensa la espera con la funcionalidad, y hasta el momento, con la compatibilidad de algunos programas libres que uso en la actualidad. Te dejo el link para que lo pruebes: https://www.ubuntu.com/download/desktop

Uno de mis sueños, porque me quedé con las ganas de usarlo desde hace 12 años, es Fedora. ¿Por qué? Por los pinguinitos y porque en ese sistema en aquellos entonces aprendí a usar la terminal de Linux y a programar. Quiero pensar que si retomo ese software y sumo lo que hasta el momento conozco, entonces podré ya con experiencia en varios sistemas GNU/Linux hablar de tips sobre Linux. Así que quitaré de mi blog la pestaña "Tips Linux" y sólo escribiré de lo que me encuentre con mis publicaciones comunes, normales, como ésta.

Seguiré experimentando y cuando junte tres propuestas más, se las recomendaré, claro, como hasta ahora, de sitios donde sé que funcionan y muy bien. Hasta entonces y ojalá puedan escuchar la programación de temiki radio, cuyas trasmisiones son desde Linux. Hasta pronto.

Las tiritas de las piñatas

Seguramente has roto una piñata. ¿No? Si no la has roto es porque no eres Mexicano, Español, Italiano o Chino. ¡Sí! ¿Pensabas...