06 enero 2019

Reflexión sobre la Comunicación


Hace algunos años, la comunicación era distinta a la actual, sin embargo, en esencia no ha cambiado pero la manera de hacerlo se ha diversificado.

La comunicación en muchas ocasiones puede confundirse con el proceso del habla, pero el hablar ejemplifica la que es la comunicación el cual comprende un emisor, el mensaje y un receptor. Sí, así de sencillo. El emisor es quien manda el mensaje, el receptor recibe el mensaje. No hay mayor complicación. Sin embargo, la comunicación toma importancia en el mensaje, porque su contenido puede ser envuelto de distintas maneras.

La manera más común es hablar, sí, como lo hago en este momento. O escribir para que, como lo hago ahora, lo lea en voz alta. Para ello necesitamos tener la capacidad de hablar, de oír, de ver, de sentir para tomar la hoja, incluso de oler por si el contenido del mensaje es “¿Perciben el aroma del aire?” y su respuesta será, comenzar a levantar la nariz para intentar respirar ese aroma y yo recibiré esa respuesta que es un mensaje para mí de que me están poniendo atención.

No hubo necesidad de que hablaran, para que yo supiera que estaban intentando percibir el aroma del aire, eso es comunicación, un proceso de intercambio de información entre dos o más personas.

Ahora que vemos que la comunicación se da casi de manera automática, veamos cómo comunicarnos de manera consciente. Cierren por un momento los ojos. Imaginemos que no podemos ver, sin embargo, eso no es impedimento para comunicarnos, tenemos el resto de nuestros sentidos. Así de extraordinaria es la comunicación. Si nos tapamos los oídos, no escucharemos nada o casi nada, no lo hagan porque ya no me escucharán, pero imaginemos que perdemos el oído, entonces tendríamos que recurrir al resto de nuestros sentidos para comunicarnos.

La comunicación es automática pero en ocasiones cuando alguno de nuestros sentidos no funcionan, entonces tenemos que recurrir a herramientas para lograrlo, como son el código braille, leguaje de señas, lenguaje corporal, escribir, leer, la fotografía, amplificador de audio para voz u oído, la computadora, el celular, traductores si queremos comunicarnos en otros idiomas, en fin, hay un sin fin de herramientas, mismas que, al conocerlas, al aprender a utilizarlas, nos harán más conscientes de la manera en la que nos comunicamos.

(guardar silencio 5 segundos. Esperar a que alguien interrumpa con otra consigna o acción. Continuar con el texto).

Esperen, aun no termino. El silencio comunicó el fin de este mensaje, y sabemos que al finalizar algo diferente tiene que pasar. Así de dinámica es la comunicación, tanto, que los silencios hacen mucho ruido.

La comunicación es una gran herramienta, tanto, que algunos la catalogan como un valor. Esta herramienta, si la logramos conocer y añadimos, es decir, le sumamos de herramientas que amplíen nuestra comunicación a más personas, permitirá que, algún día, la humanidad tenga menos conflictos, tenga más acuerdos y disminuya la violencia. Así de importante es la comunicación, por ello los invito a utilizarla siempre en favor de la paz, del bien mutuo, y el bien propio para hacer de este mundo, una red de comunicación cada vez mejor.

La garrapata salta de nuevo

Es impresionante lo que sucedió ayer durante la votación en la cámara de diputados en el tema de la Guardia Nacional. Fue algo que no esper...